C.49a - 

«Que sobre las 22.30 horas del día 6 de junio de mil novecientos noventa y tres (6-6-1993) el procesado Sebastián B. (sic) A., mayor de edad y sin antecedentes penales, encontrándose en el inmueble familiar […], donde venía conviviendo con su esposa Damiana S. M., habiéndose casado el siete de marzo de mil novecientos setenta y seis (7-3-1976), y habiendo tenido cinco hijos, estando tramitando la referida esposa solicitud de medidas provisionalísimas de separación matrimonial, seguidas en el Juzgado de Primera Instancia núm. 2 de Totana, bajo el núm. 291/1993 […]. Seguidamente surgió entre ambos una discusión y en el transcurso de la misma el procesado sacó del bolsillo del pantalón una navaja de 12 cm de hoja, clavándosela en el cuello, causando una herida inciso-punzante en región cervical anterior, en el hueco supraesternal, de unos 2 ó 3 cm de profundidad, perforando el tejido celular subcutáneo, planos fasciomusculares, glándula tiroides, alcanzando la pared anterior de la tráquea a nivel del 2º anillo, causando un efisema subcutáneo. A continuación y ante los gritos y sangre que manaba de la herida, salieron ambos de la casa pidiendo auxilio a los vecinos, quienes llamaron a la ambulancia y a la Guardia Civil, haciendo acto de presencia inmediatamente, llevándose a Damiana al Hospital, y el procesado se entregó a la Guardia Civil, entregando la navaja y reconociendo ser autor de la agresión. Como consecuencia de la misma Damiana S. M., sufrió lesiones que tardaron en curar noventa y dos días (92), y para la curación de las mismas precisó, además de primera asistencia, tratamiento médico y quirúrgico, consistente éste en […]».

(STS 1 de marzo de 2002; pte. Jiménez Villarejo; RJ 2002, 3914).