aula_abierta_itinerarios_30_1_texto

Localización, estructura y temática

La portada se sitúa en el costado meridional del templo, un emplazamiento adaptado a los requerimientos urbanísticos, ya que se abre a la antigua rúa de Peregrinos –actual calle Mayor–, principal eje de la vida ciudadana y ruta por la que transitaban y continúan transitando los romeros, para coger el puente que cruza el río Aragón inmediato a la iglesia.

El conjunto está constituido básicamente por la puerta y el gran friso de coronamiento, enmarcados lateralmente por contrafuertes y coronados por una cornisa con su correspondiente tejaroz sustentada por modillones. A su vez, la puerta –de arco apuntado y abocinado– está integrada por seis arquivoltas y una chambrana, apeadas sobre columnas y columnillas dispuestas alternativamente –aquellas coronadas con capiteles y dotadas de estatuas columnas–, y un tímpano. A ambos lados del arco se despliegan sendos lienzos de pared de forma triangular, las enjutas. Tanto la puerta como los contrafuertes y las enjutas están cubiertos por esculturas. Por su parte, el friso superior se halla compuesto por dos niveles de arcadas que albergan estatuas.

En cuanto a la temática, hay que tener en cuenta que la función fundamental de esta portada –como la de la casi totalidad de la escultura románica– era transmitir un mensaje a los espectadores, tanto a los fieles sangüesinos como a los peregrinos de las más variadas procedencias; por lo tanto, tiene mayoritariamente una finalidad docente y moralizadora. La puerta, el elemento clave, está dedicada a la Redención y al Juicio Final. Las esculturas de las enjutas y contrafuertes carecen de programa común, pudiendo distinguirse solo grupos temáticos: asuntos bíblicos, representaciones de oficios, guerreros, pecados, animales, motivos ornamentales. El friso superior incide de nuevo en el tema del Juicio, aunque en una versión diferente.

aula_abierta_itinerarios_30_1_imagen

Localización, estructura y temática

aula_abierta_itinerarios_30_mapa