2022_08_01_reportaje_practicas-verano-2022

Trabajar en verano

REPORTAJE

03 | 08 | 2022

EMPLEO

Texto

FotoCedidas

Más de 1.100 estudiantes han realizado o están realizando prácticas este verano. Las prácticas académicas extracurriculares son una oportunidad para completar el conocimiento adquirido en clase y una ayuda para enfocar el futuro profesional.

"No es lo mismo terminar un grado sin haber tenido una primera experiencia laboral, que finalizarlo llevando en la mochila ese aprendizaje práctico y humano", afirma Roberto Cabezas, director de Career Services, el servicio de carreras profesionales de la Universidad. "Aplicar lo aprendido en el aula siempre va a ser un plus a la hora de encontrar empleo", asegura. 

Los estudiantes de la Universidad han realizado o están realizando más de 1.100 prácticas académicas extracurriculares (PAE) este verano (de junio a agosto). Marta Rodríguez-Sañudo, alumna del grado en Diseño con la especialidad de moda, es una de ellos. "Hacer prácticas es una experiencia única, ya que da la oportunidad de conocer de primera mano cómo funciona el sector y puedes ver cómo guiar tus estudios para enfocarte hacia el mundo laboral", afirma.  

Marta ha trabajado en junio y julio en Ecoalf, marca pionera en moda sostenible. Allí ha colaborado en las tareas diarias del equipo de diseño, apoyando también al departamento de patronaje y textil. "Esta oportunidad comenzó cuando los profesores me animaron a contactar con la empresa una vez realizado el proyecto del primer cuatrimestre", recuerda. "Estoy muy agradecida por todo lo que he aprendido. La experiencia de entrar por primera vez en una marca de moda comercial en pleno desarrollo de una colección ha sido impresionante", asegura Marta. 

En la imagen

Marta Rodríguez-Sañudo ha hecho prácticas en la empresa Ecoalf, marca pionera en moda sostenible.





Andrea Melgar se incorporó en julio al grupo Vithas, donde ha colaborado en las distintas áreas clínicas del laboratorio.



También Andrea Melgar, alumna de 5º de Biología, ha realizado prácticas este verano. Andrea cursa el Science and Business Program y en julio se incorporó al grupo Vithas. "He estado colaborando en las distintas áreas clínicas del laboratorio, ayudando en las actividades propias de los análisis clínicos como la preparación de equipos y de muestras, tanto en fases preanalíticas, como en analíticas y postanalíticas", explica. "Las prácticas me han servido para aplicar los conocimientos, habilidades, destrezas y capacidades adquiridas durante la carrera, tanto en el área de ciencias como en la de negocio. He podido vivir en primera persona cómo es el trabajo en equipo en un laboratorio clínico multidisciplinar", afirma. Este no ha sido el primer contacto de Andrea con el mundo laboral. "He hecho prácticas todos los veranos desde el primer año de carrera. Para mí es una de las mejores experiencias y un complemento ideal al mundo académico. La oportunidad de poner en práctica todo el conocimiento adquirido en clase me va a proveer de un mejor criterio a la hora de decidir mi camino profesional", concluye. 

En la imagen

Gracias a sus prácticas en Zambon, Paola Vazquez-Dodero ha podido conocer con mayor profundidad la empresa farmacéutica.

Tampoco para Paola Vázquez-Dodero las de este verano han sido sus primeras prácticas. Estudiante de 5º de Farmacia, ha trabajado ya en una oficina de farmacia y en un laboratorio de I + D. "Este año quería algo distinto. En Zambon he podido conocer con más profundidad la empresa farmacéutica y en concreto un departamento que, como alumna, se desconoce bastante, ampliando así mi visión de nuevas salidas profesionales. Además, he podido conocer a grandes profesionales de otros departamentos que también han dedicado su tiempo a enseñarme en qué consiste su trabajo", explica. Y es que, durante seis semanas, Paola ha formado parte del departamento de Regulatory Affairs & Quality de la empresa. "Al principio de mis prácticas dediqué varias horas a formarme, leyendo documentos que me facilitaban mis compañeras y asistiendo a cursos online de temas relacionados con el departamento. Mis tareas, después, han sido, entre otras, las de revisar los PNTs caducados y actualizarlos o prorrogarlos, incluir nuevas advertencias en fichas técnicas y prospectos de medicamentos de Zambon, crear una checklist para auditar en base a las buenas prácticas de fabricación y las buenas prácticas de transporte o analizar las tasas y el presupuesto desde 2014 a 2022", recuerda. 

"En mi caso, hacer prácticas me ha ayudado a conocer las diferentes salidas profesionales que ofrece el grado en Farmacia, que son muchas. Por eso creo que es muy útil para gente que, como a mí, nos gusta todo y nos cuesta decidir qué hacer con nuestro futuro profesional", asegura. 

En la imagen

Pilar Torre de Silva ha realizado dos meses de prácticas en la oficina de Madrid de Ernst & Young. Allí, ha trabajado en el departamento de Recursos Humanos.


Alba Zabalza también ha hecho prácticas en selección de persona; en su caso, en la empresa Nordex Energy Spain – Acciona Windpower.

Pilar Torre de Silva está de acuerdo en recomendar hacer prácticas cuando no sabes hacia dónde dirigir tu futuro profesional, o "cuando has estudiado una carrera con contenidos menos prácticos", como es su caso. Pilar cursa 4º del grado en Filosofía y desde el 1 de junio está realizando dos meses de prácticas en la oficina de Madrid de Ernst & Young. Allí, trabaja en el departamento de Recursos Humanos. "Me dedico a una parte del proceso de selección de los juniors (recién graduados sin experiencia laboral): criba de currículums desde la plataforma, criba telefónica y dinámica de grupo. Además, acudo a eventos y ferias de empleo para hacer selección de talento", explica. 

A Pilar, resumir todo lo que está aprendiendo le resulta complicado. "Ahora sé muchísimo sobre procesos de selección y tipos de perfiles, lo que importa del CV y los errores que nunca puedes cometer en un proceso de selección dentro de una Big Four", asegura. Y añade: "Al encargarme de hablar con miles de perfiles junior, veo más de cerca las características comunes de la gente de mi edad y las diferencias que existen según el grado que estudian y la provincia en la que viven. Por otro lado, he aprendido cómo funcionan las personas dentro de una empresa, la complejidad de las operaciones económicas, la importancia del ambiente de trabajo…". 

"He hecho prácticas todos los veranos desde el primer año de carrera. Para mí es una de las mejores experiencias y un complemento ideal al mundo académico. La oportunidad de poner en práctica todo el conocimiento adquirido en clase me va a proveer de un mejor criterio a la hora de decidir mi camino profesional"

La labor que desarrolla Alba Zabalza es similar. Ella, que acaba de terminar 3º de Applied Management, realiza sus prácticas de verano en el departamento de People & Culture en la empresa Nordex Energy Spain – Acciona Windpower. "Mis tareas se centran especialmente en selección de personal: publicar, gestionar y hacer seguimiento de las ofertas, filtrar candidaturas y realizar entrevistas, feedbacks, preparar incorporaciones… Y también realizo informes sobre los objetivos y logros del departamento y doy soporte con la preparación de auditorías de calidad", explica. 

"Por supuesto que estoy aprendiendo muchísimo sobre selección y gestión de personal, pero, sobre todo, realizar estas prácticas me está sirviendo para ver qué me gusta y conocerme mejor, para darme cuenta de lo importante que es tratar de aprender constantemente de la gente que tienes alrededor, ser proactiva y resolutiva, hablar idiomas, saber trabajar en equipo y tratar con la gente y querer aportar tu granito de arena allí donde estás", concluye Alba.

En la imagen

Carmen Landa junto a su equipo en Igeneris, una "venture builder corporativa", que se encarga de materializar modelos de negocios estratégicos e innovadores para empresas.

En el caso de Carmen Landa, su elección de prácticas en Igeneris tuvo que ver con su interés por el emprendimiento y la estrategia, dos áreas en las que la empresa está enfocada. Estudiante de 4º del grado en Economics, Leadership and Governance, de la Facultad de Económicas, Carmen se ha integrado durante siete semanas en el equipo, cuya función es generar nuevas líneas de negocio para empresas. "Aunque las tareas son muy variadas (desde la participación en workshops con toda la oficina hasta realizar la presentación que se va a mostrar al comité ejecutivo de la empresa), todas tienen una cosa en común: la creatividad", explica. 

"Estoy aprendiendo a estructurar mi cabeza, a planificar mis ideas y el modo de llevarlas a cabo", reconoce Carmen. "Creo que hacer prácticas es la mejor manera de aplicar los conocimientos adquiridos en clase y darles un sentido. El hecho de hacerlas en verano es una decisión que requiere cierto sacrificio pero que te permite hacerlas sin agobios ni presión, lo que hace que verdaderamente vivas la experiencia y consigas disfrutar al 100% de ella", concluye. 

Prácticas y una experiencia internacional

Nuestros estudiantes tienen también la opción de realizar prácticas internacionales. Es el caso, por ejemplo, de Armando Briquet, alumno de 4º de Comunicación Audiovisual. Durante su intercambio en la Universidad de Texas, en Austin, un compañero le animó a aplicar para unas prácticas de verano en la empresa Back Roads Entertainment, dedicada al desarrollo y producción de programas de entretenimiento de no-ficción para la televisión y las plataformas de streaming. Armando lo hizo, y desde mayo hasta agosto está trabajando allí. "En el equipo nos encargamos de desarrollar nuevas ideas para programas de entrenamiento de no-ficción. También redactamos y elaboramos one sheets y pitch decks de diferentes programas, que se utilizan luego como documentos de venta para las cadenas y compañías de vídeo bajo demanda", explica.

Aunque Armando siempre ha estado interesado en la producción de ficción, cree que "es necesario conocer y saber trabajar en todos los aspectos y áreas de la industria". "Decidí trabajar en Back Roads Entertainment porque mi conocimiento del entretenimiento de no-ficción era muy escaso", reconoce. Y explica: "Gracias a que estoy trabajando de cerca en diversos proyectos y desarrollando nuevas ideas para la televisión, estoy aprendiendo mucho acerca de la industria en los Estados Unidos y sobre el proceso de venta que se lleva a cabo con las cadenas y diferentes servicios OTT". "Trabajar en empresas antes de graduarnos no sólo enriquece nuestro perfil laboral, sino que es una forma de aplicar todos los conocimientos obtenidos en el aula y reforzarlos a través de una práctica profesional", asegura Armando.

"Realizar estas prácticas me está sirviendo para ver qué me gusta y conocerme mejor, para darme cuenta de lo importante que es tratar de aprender constantemente de la gente que tienes alrededor, ser proactiva y resolutiva, hablar idiomas, saber trabajar en equipo y tratar con la gente y querer aportar tu granito de arena allí donde estás".

En la imagen

Armando Briquet está realizando prácticas de verano en la empresa Back Roads Entertainment, ubicada en la ciudad de Austin (EE.UU.).

En la imagen

José Antonio Latorre trabaja durante el verano en la Misión de Observación Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas en Nueva York.

Por su parte, José Antonio Latorre, que el curso que viene comenzará 4º del doble grado en Derecho y Relaciones Internacionales, está haciendo prácticas durante verano en la Misión de Observación Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas en Nueva York. "La Misión de la Santa Sede es una delegación diplomática que trabaja activamente con las Naciones Unidas. En este foro, la Santa Sede aporta la experiencia milenaria de la Iglesia Católica con la humanidad, y asiste a la comunidad internacional en la promoción de la paz, la dignidad humana, y la ayuda humanitaria", explica. José Antonio trabaja cubriendo las reuniones del Consejo de Seguridad y el primer comité de la Asamblea General, y en temas relacionados con la ciberseguridad. "Cada día aprendo sobre las dinámicas internas y el proceso de las resoluciones. Es muy interesante", afirma. "Compartir mi tiempo con compañeros de la Misión es una oportunidad para crecer y aprender de todos. El ambiente de trabajo es multinacional y cada uno aporta un background único y diferente", asegura. Y concluye: "Está siendo una experiencia única, pero exigente. Aprendo todos los días, conozco a muchas personas y participo en los eventos. Me está ayudando a desarrollar mis dotes diplomáticas y a conocer la geopolítica internacional. Es un honor estar aquí y lo agradeceré siempre". 

En la imagen

Teresa Pérez (a la izquierda) realiza un intercambio de prácticas clínicas en el Hospital Nossa Senhora da Arrábida de Azeitão (Portugal).

"Vivir en el extranjero te enriquece como persona y tener una experiencia internacional es increíble", asegura Teresa Pérez. Estudiante de 2º de Enfermería, Teresa está realizando, junto a su compañera Sara Velasco, un intercambio de prácticas clínicas en el Hospital Nossa Senhora da Arrábida de Azeitão (Portugal). "La adaptación a una nueva ciudad ha sido muy buena y el personal del hospital nos ha ayudado mucho. Tanto los pacientes como sus familias han sido muy comprensivos con nosotras, a pesar de la barrera del lenguaje", explica. 

Estas prácticas le han ayudado a Teresa a cambiar su parecer con respecto a determinadas áreas clínicas: "Al principio no me atraía la idea de trabajar en cuidados paliativos, pero día tras día me ha ido ganando. Te ayudan a darle otro sentido a la vida, además de aprender cosas prácticas que desarrollaré en mi vida como futura enfermera", afirma. 

"Vivir en el extranjero te enriquece como persona y tener una experiencia internacional es increíble"

Paula Spang, que este año estudiará 6º de Medicina, también ha realizado prácticas fuera de España: durante el mes de julio ha estado trabajando en el departamento de cirugía general de la Clínica Mayo, en Jacksonville (Florida). "He tenido la suerte de poder estar en un quirófano con cirujanos excepcionales, y ver cirugías de un nivel de complejidad altísimo. Además, tuve la oportunidad de realizar investigación, lo cual me hizo aprender cómo es la investigación que desarrolla un clínico en su día a día para responder a las preguntas que surgen mientras desarrolla su actividad médica", explica. Para Paula ha sido, precisamente, en esa labor de investigación donde más ha aprendido. "En Estados Unidos el estudiante de Medicina hace muchísima investigación médica, tanto para entrar en la facultad como una vez dentro. He aprendido mucho sobre cómo funcionan las bases de datos y sobre cómo un clínico analiza su actividad médica y responde a cuestiones a través de la estadística, por ejemplo", añade. 

"Creo que este tipo de prácticas completan la formación del estudiante de Medicina de una forma muy beneficiosa. Salir fuera y poder constatar y poner en práctica lo aprendido, es muy gratificante y enriquecedor", asegura Paula. 

 

En la imagen

Paula Spang ha hecho prácticas durante el mes de julio en la Clínica Mayo, en Jacksonville (Florida).

Acceso a otras realidades y encuentro con otras personas

Pero no solo los alumnos de grado tienen la opción de realizar prácticas profesionales durante el verano. También los estudiantes de máster completan a menudo su formación académica con unos meses de experiencia laboral en alguno de los ámbitos vistos en clase. Es el caso de Santiago Ávila, recién graduado del Máster en Estudios Curatoriales que imparte el Museo Universidad de Navarra, que trabajó durante un mes en la Colección Isabel y Agustín Coppel (CIAC) en México. "Me interesaba mucho formarme dentro del campo del comisariado a nivel latinoamericano, por lo que realizar prácticas en ciudad de México me supuso el encuentro con uno de los circuitos artísticos más vivaces e interesantes no solo de América Latina, sino del circuito del arte mundial. Involucrarme en CIAC fue también una oportunidad para entender cómo funciona una colección que se interesa por artistas contemporáneos reconocidos pero que también apuesta por obras de arte producidas por artistas iberoamericanos", explica. 

En la imagen

Santiago Ávila ha trabajado durante un mes en la Colección Isabel y Agustín Coppel (CIAC) en México.



Miguel Ángel Castro está realizando prácticas y su Proyecto Fin de Máster en Cepsa.

Santiago es ecuatoriano y confiesa que "siempre es un reto acercarse a un nuevo contexto y aprender los códigos de comportamiento y las lógicas de interacción". "En las prácticas aprendí no solamente el funcionamiento de una colección viva, que está adquiriendo obra y a la vez generando investigación dentro del campo del arte contemporáneo. Fue también el punto de acceso a otros espacios y personas dentro de la ciudad de México", reconoce. "Estas prácticas me han permitido aprender acerca de un circuito a gran escala, lleno de particularidades. Ha sido una experiencia muy grata, ya que el equipo me integró, desde el principio, en su proceso de trabajo e investigación", concluye.

También Miguel Ángel Castro es estudiante de posgrado. En su caso, del Máster Universitario en Ingeniería Industrial, que Tecnun imparte en el campus de Madrid. Desde junio y hasta diciembre, Miguel Ángel está haciendo prácticas en Cepsa. Trabaja en la oficina de inversiones de refino donde se dedica a la gestión del portfolio, la automatización de procesos y el análisis de datos. "Durante el grado, que estudié en la Universidad de Sevilla, mi especialidad fue la energía por lo que una empresa de este sector me parecía muy buena opción para ser mi primera experiencia profesional", explica. Además, tal y como quería, Miguel Ángel está realizando, al mismo tiempo, su Proyecto Fin de Máster "sobre uno de los proyectos que está llevando a cabo actualmente la empresa, muy ligado a la transición energética".

"Trabajar en empresas antes de graduarnos no sólo enriquece nuestro perfil laboral, sino que es una forma de aplicar todos los conocimientos obtenidos en el aula y reforzarlos a través de una práctica profesional".

"Estas prácticas me están ayudando a desenvolverme en el mundo laboral, conociendo como funcionan las empresas y las relaciones dentro de estas. Estoy aprendiendo mucho sobre el sector de Oil and Gas, tanto en el ámbito técnico como en el económico-financiero", reconoce.  "Empresas grandes en las que los profesionales están muy especializados, buscan gente joven con ganas de formarse por lo que es más fácil acercarse a través de un programa de prácticas. Y verano es una época en la que aparecen vacantes que no aparecen durante el año ya que son periodos con menor afluencia de candidatos y en la que se pueden conseguir muy buenas oportunidades con un poco de sacrificio", asegura. 

Un primer trabajo para los recién graduados

Otro modo de iniciarse en el mundo laboral es a través del Programa de Iniciación a la Empresa (PIE), un título propio de la Universidad dirigido a recién graduados. Antes de terminar sus estudios, muchos estudiantes aprovechan esta oportunidad y deciden comenzar en verano el PIE, que combina prácticas profesionales en empresa y una formación online en competencias.

En la imagen

Miriam Cirauqui ha comenzado este verano un Programa de Iniciación a la Empresa en la Unidad de Pedagogía Hospitalaria de la Clínica Universidad de Navarra.

"Desde el comienzo del Doble Grado, mi mentora me habló de la Unidad de Pedagogía Hospitalaria de la Clínica Universidad de Navarra. Este ámbito despertó en mí un gran interés y tuve la oportunidad de comenzar un periodo de prácticas extracurriculares el verano de 2021 que prolongué durante los primeros meses de curso. Al finalizar estas prácticas, tuve muy claro que quería solicitar la Beca PIE", recuerda Miriam Cirauqui, graduada del doble grado en Pedagogía y Magisterio de Educación Infantil, que ha comenzado este verano el programa. 

"De la mano de Belén Ochoa, responsable de la Unidad de Pedagogía Hospitalaria, ofrecemos atención a las necesidades escolares, psicológicas y sociales de los menores de edad derivadas de su situación de enfermedad y hospitalización, principalmente en los departamentos de Pediatría, Oncología, Hematología, Psiquiatría y Hospital de Día. También acompañamos a sus familias, llevamos a cabo diferentes actividades académicas y de ocio y tiempo libre, y actuamos como mediadores entre el centro educativo, la familia y el centro sanitario, y gestionamos la atención educativa a domicilio", explica Miriam. Y reconoce: "El trabajo me está ayudando a adquirir flexibilidad y mejorar mi capacidad de adaptación, prestando especial atención al estado diario de cada paciente y actuando conforme a sus necesidades. Confío plenamente en que esta experiencia me va a permitir aprender y crecer mucho personal y profesionalmente, aportándome gran cantidad de conocimiento teórico y práctico".

"Las prácticas son la mejor manera de aplicar todo lo estudiado de manera teórica durante el grado o máster, con la ventaja de poder enriquecerte de las vivencias de los demás profesionales y plantear todas las dudas que te vayan surgiendo, teniendo la oportunidad de aprender de todas y cada una de las situaciones", concluye.