Publicador de contenidos

noticia_TEO_2022_04_07_juan_ramon_villar

María Iraburu: “El profesor Villar fue un verdadero universitario, un investigador infatigable y un profesor comprometido con sus estudiantes y colegas”

La rectora de la Universidad presidió el Acto In Memoriam en el que intervinieron también los profesores Gregorio Guitián, Pablo Blanco, Piotr Roszak y Mons. González Montes


FotoManuel Castells/De izda. a dcha., Mons. Adolfo González Montes, Pablo Blanco, María Iraburu, Gregorio Guitián y Piotr Roszak.

07 | 04 | 2022

“El profesor Villar fue un verdadero universitario, una persona generosa, con una plena disposición de servicio a la Facultad de Teología y a la Universidad, un investigador infatigable y un profesor comprometido con sus estudiantes y colegas”. Con estas palabras describía María Iraburu, rectora de la Universidad, al profesor y sacerdote José Ramón Villar durante la clausura del Acto In Memoriam celebrado con motivo del primer aniversario de su fallecimiento, el 10 de abril de 2021. Fue decano de la Facultad de Teología de 2004 a 2010 y un teólogo de reconocido prestigio en el campo de la eclesiología y del ecumenismo, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

En su mensaje, María Iraburu destacó dos aspectos de su perfil académico: el primero, su compromiso con la misión de la Facultad de Teología de la Universidad tal y como la vivió su fundador, San Josemaría Escrivá; y el segundo, su capacidad para impulsar proyectos y movilizar personas.

En este sentido, recordó que “vivimos tiempos de fuertes cambios y de grandes oportunidades” como los que vivió la Facultad en sus inicios. Y animó a los participantes a tener presentes las tres lecciones magistrales que el profesor Villar nos impartió con su vida: “Una presencia significativa de la teología en la universidad, una teología enriquecida por el diálogo con otras áreas, y la capacidad de superar la visión propia para implicarse en proyectos compartidos”.

“Más allá de su profesión, su dedicación a la Facultad era misión”

El acto contó también con el decano de la Facultad de Teología, Gregorio Guitián; con el profesor de la Universidad, Pablo Blanco; con el profesor de la Facultad Teología de la Universidad Nicolás Copérnico de Torún (Polonia), Piotr Roszak; y con el obispo emérito de Almería, Mons. Adolfo González Montes.

Gregorio Guitián presentó el acto e hizo hincapié en el legado académico y personal que ha dejado en la Facultad: “Tenía las ideas claras y quería llevarlas a cabo con firmeza y, por encima de todo estaba siempre para lo que hiciera falta. Sabía que más allá de su profesión, su dedicación a la Facultad era misión”.

Esta idea la reforzó el profesor Pablo Blanco, quien destacó que “pedirle algo era saber que lo iba a hacer pronto y bien”. Hizo una semblanza académica de él y definió su legado bibliográfico como “admirable y trabajado con tesón”. El profesor Villar “fue un teólogo de raza”, dijo.

Por su parte, Mons. González Montes, obispo emérito de Almería, amigo y colega del profesor Villar, centró sus palabras en el servicio que dio al ecumenismo, desde su incorporación como investigador de la Facultad y discípulo del profesor Pedro Rodríguez en el año 1983, hasta su fallecimiento. “Fue un teólogo de presencia permanente en los encuentros ecuménicos dentro y fuera del país”.

Finalmente, el profesor Roszak describió la relación del profesor José Ramón Villar con Polonia y destacó su implicación para fomentar las relaciones entre la Universidad de Navarra y la Universidad Nicolás Copérnico de Torún. Asimismo ensalzó su interés por las personas y su contribución al crecimiento de la universidad polaca, fruto del cual recibió la ‘Medalla por los méritos para el desarrollo de la Universidad’ con motivo del 70 aniversario del centro académico.


 

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta