Publicador de contenidos

noticia_FYL_31_01_2022_primera_sesion_ciclo_prado_2022

“Pocos creadores a lo largo de la historia del arte occidental han recibido un reconocimiento como el alcanzado por Giotto”

Alberto Pancorbo, historiador del Arte, primer ponente del ciclo que la Fundación Amigos del Museo del Prado organiza en la Universidad


FotoManuel Castells/Más de 300 personas participaron en la primera sesión del ciclo. En la imagen, de izquierda a derecha, Alberto Pancorbo, historiador del arte y director de Actividades de la Fundación Amigos del Museo del Prado; Julia Pavón, decana de la Facultad de Filosofía y Letras; y Jesús Calavia, director de Operaciones de Viscofan, empresa patrocinadora

31 | 01 | 2022

Por sexto año consecutivo, el Museo del Prado se ha trasladado a Pamplona en el marco del ciclo de conferencias que la Fundación Amigos del Museo del Prado organiza en colaboración con la Universidad de Navarra. Más de 300 personas se han dado cita en la primera sesión, impartida por Alberto Pancorbo, historiador del arte y director de Actividades de la Fundación Amigos del Museo del Prado. El acto de apertura ha estado presidido por Julia Pavón, decana de la Facultad de Filosofía y Letras, Virgilio Sagüés, patrono de la Fundación Diario de Navarra y Jesús Calavia, director de Operaciones de Viscofan, empresa patrocinadora.

Bajo el título “En el principio era Giotto. Una introducción al arte del Renacimiento”, Pancorbo ha analizado la figura y obra de quien está considerado precursor de este periodo, también conocido como “la Primavera del arte”. Al comienzo de su intervención, ha rescatado una frase que el difunto Francisco Calvo Serraller, exdirector del Museo del Prado y promotor de este ciclo, que ahora lleva su nombre, utilizó para definir a Giotto, “el primer artista moderno o, en todo caso, el único que se ha mantenido como tal durante más tiempo, pues nadie le ha retirado este título durante siete siglos”.

Contemporáneo de Marco Polo, Tomás de Aquino, Bocaccio y Dante, a quien le unía una gran amistad, Giotto fue un personaje sin cuya obra, según el ponente, “no es posible entender el arte del siglo XV, al que está dedicado este curso, y que sirvió de inspiración para los artistas posteriores”. Como ha explicado, “la belleza cultivada por los sabios, y que se concede como una vuelta al estilo de los pintores antiguos, se basaba en la búsqueda del naturalismo”, una técnica que Giotto desarrolló con gran maestría. “Giotto no solo debe ser comparado con los famosos pintores de la antigüedad, sino que se le debe anteponer por su técnica y su talento. Los autores de la época consideraban que la pintura había sufrido una decadencia y necesitaba renacer a través de la búsqueda de lo natural y su reproducción, no solo representando las formas, sino también los movimientos, los gestos y sentimientos, y esto lo realizó Giotto prácticamente desde la nada”.


Alberto Pancorbo, primer ponente del ciclo

Tal y como ha afirmado Pancorbo, en Italia la recuperación de la Antigüedad a través del estudio de las fuentes literarias y las obras grecorromanas dio lugar a una verdadera reinvención de la realidad visible: “Muchos estudiosos del Renacimiento decían que Grecia y Roma eran el principal adalid del volumen y Giotto rescata la antigüedad recuperando el volumen, la perspectiva y la apuesta por lo natural”. En este sentido, ha explicado que para conseguir una representación más veraz de la realidad, “Giotto busca el apoyo de la escultura, pues los escultores tenían mayor capacidad de fijarse en las obras directas de la Antigüedad”.

Por otro lado, el ponente ha señalado que Giotto desarrolló con gran eficacia la representación del espacio: “Trabajaba con ayudantes, pero se reservaba las figuras más importantes; elementos fundamentales para la construcción del espacio. Aunque parecieran detalles menores, adelanta como mucho a otros artistas”. Antes de concluir, ha mostrado una obra de juventud y otra realizada al final de su etapa, asegurando que “es evidente su evolución en la creación de los espacios, pero también en su maestría pictórica”. Para finalizar, ha citado al historiador Roger Price, quien afirmó que “Giotto es el fenómeno más prodigioso que la historia del arte haya conocido. Casi de la nada supo crear un arte capaz de expresar toda la rama de las expresiones humanas”.

La próxima sesión del ciclo tendrá lugar el miércoles 2 de febrero, a las 19:00 horas, en el Museo Universidad de Navarra. Con el título “Rogier van der Weyden, pictore nobilissimo” será impartida por José Juan Pérez Preciado, del área de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo del Prado.

Alberto Pancorobo es licenciado en Geografía e Historia y doctor en Historia del Arte por la Universidad Complutense. En la actualidad, es el responsable del departamento de Actividades de la Fundación Amigos del Museo del Prado. Imparte conferencias en instituciones como el Museo del Prado, el Museo e Instituto Camón Aznar, el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos Pablo Serrano y la Universidad de los Andes, de Santiago de Chile. Asimismo, colabora en catálogos de exposiciones del Museo del Prado –de cuya Guía oficial es uno de los autores–, del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente y de la Fundación BBVA y publica artículos en las revistas Arte y Parte, Cuadernos del IVAM, Descubrir el Arte o Claves de la Razón Práctica, entre otras. Es autor del libro Historia de la Fundación Amigos del Museo del Prado (1980-2020) y comisario de la muestra “Cuarenta años de amistad. Donaciones de la Fundación Amigos del Museo del Prado”.

Crónica de la segunda sesión: Rogier van der Weyden, pictore nobilissimo. 2 de febrero.

Crónica de la tercera sesión: Los hijos de Leonardo y Laocoonte. De los Hernandos a Alonso Berruguete. 9 de febrero.

Crónica de la cuarta sesión: Sandro Botticelli, entre lo profano y lo sacro. 16 de febrero.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta