Publicador de contenidos

null 2021_11_18_Innovation_Factory_DEMO_DAY

IMANA, una marca de ropa con tecnología magnética, proyecto ganador del Inn BIG Challenge

Más de 100 alumnos desarrollaron proyectos de innovación social en torno a la moda sostenible y personas mayores


FotoDavid Doménech/

18 | 11 | 2021

Texto

El concurso de innovación de la Universidad de Navarra, el Inn BIG Challenge, concluyó tras la celebración del Demo Day, la jornada definitiva donde los finalistas expusieron ante el jurado sus proyectos.

La iniciativa, organizada por Innovation Factory, el Imagine Creativity Center de San Francisco y Tantaka, tiene como objetivo promover el espíritu innovador de los alumnos a través del desarrollo de proyectos de innovación social. En esta segunda edición, los alumnos han escogido uno de los dos retos seleccionados para este año: proyectos sobre moda sostenible (“Right Fashion”) o propuestas relacionadas con el cuidado, acompañamiento o inclusión de las personas mayores.

Durante la final, el público asistió a las presentaciones de seis equipos: Delta +, Vetus Amica, A Great Transformation, A Tiempo Real, Goodies y R3’s D3sign. Tres equipos por cada reto. El jurado, formado por Belén Goñi, directora de Innovation Factory; Natalia Couto, directora de Tantaka; Santiago Hermida, del Imagine Creativity Center; y César Martín, Subdirector de Proyectos Estratégicos en la Escuela de Arquitectura, puso a prueba a los alumnos con una vertiginosa ronda de preguntas tras cada exposición.

Finalmente, Goodies consiguió el primer premio. El equipo, que también consiguió el favor del público con más de 100 votos, está formado por María de los Ángeles Ortega, de 3° de Economía; y Lucía Estrada y Valeria Estrada, ambas de 3° de ADE. Su proyecto de moda sostenible, IMANA, es una marca de ropa con tecnología magnética que permite al usuario modificar cada parte de sus prendas (mangas, tipo de cuello, colores…). De esta manera, el consumidor puede diseñar sus propias combinaciones, no añade más prendas a su armario y genera un impacto positivo en el medio ambiente. “Nosotras lo llamamos Ropa Rompecabezas. Con muy pocas prendas, puedes conseguir cientos de combinaciones. Esto nos permite ofrecer un diseño atemporal y versátil que permite darle diversión y variedad al proceso de vestirse sin consumir en exceso”, añadía Ortega.

Por otro lado, el equipo Delta +, conquistó la segunda plaza. Su proyecto, #WhenITurn100, consistía en una plataforma multigeneracional de social listening donde usuarios de todas las edades pudieran opinar, reflexionar y co-diseñar el futuro de las personas centenarias. Formado por cuatro estudiantes del grado en Diseño, Belén García, Paula Fermín, Marta Rodríguez y Osmán Rodríguez, los alumnos pretenden “convertirlo en un movimiento mundial donde las personas mayores no se sientan solo escuchadas, sino atendidas; que no se les “vea”, sino que se les mire con verdadera atención; no solo conocidas, sino cuidadas”, exponía Marta.

Invitados y colaboradores

Además de las exposiciones finales, dos marcas invitadas inspiraron a los participantes con sus propios casos de innovación. Para contextualizar el reto de “Right Fashion”, Federico Sainz de Robles, fundador de Sepiia, explicó el proceso emprendedor y sostenible que llevó a cabo para poner en marcha su empresa. “La producción en moda consume más C02 que la industria del transporte. A partir de este año, Sepiia comenzará a invertir su impacto en el medio ambiente produciendo por primera vez un impacto negativo (inferior a 0) de C02. Con nuestros procesos ahorramos un 99% de agua y residuos. Si se quiere, se puede”

Por otro lado, Alfonso Mata, vicepresidente de Adopta un Abuelo y antiguo alumno de la Universidad, subrayó la importancia de compartir tiempo con las personas mayores para combatir su soledad. “Lo más importante es que os enamoréis de vuestra idea, pero no tanto. También tenéis que estar preparados para pivotar. Adoptamos al primer abuelo de España a sus 86 años. Más de 3.000 personas ya comparten su tiempo con nuestros mayores”, apuntaba Alfonso, emocionado.

La competición también contó con el apoyo de Solera Asistencial y del ISEM Fashion Business School, quienes subrayaron los problemas que genera actualmente la industria de la moda en el medio ambiente y la soledad o desinformación a la que se enfrentan muchos de nuestros mayores.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta