Publicador de contenidos

null 2014_04_01_FYL_Un máster o un carro

¿Un máster o un carro?

La experiencia de un alumno del Máster en Estudios Contemporáneos

Descripcion de la imagen
Julián Mauricio Gómez es de Colombia y cursa el Máster en Estudios Contemporáneos. FOTO: Manuel Castells
01/04/14 12:52 Fina Trèmols

Julián Mauricio Gómez es de Cali (Colombia). Tiene el pregrado en Arte Dramático y es profesor en la Universidad del Valle. En marzo del año pasado y a través de su profesor Alejandro González Puche conoció a los profesores de la Universidad de Navarra Ignacio Arellano y Carlos Mata, investigadores del GRISO, que habían organizado, junto con Universidad del Valle, el  Congreso Internacional «Cervantes: escenarios y fronteras de la ficción».

Le hablaron del Master en Estudios Contemporáneos (MEC) y no lo dudó. "El sistema del MEC está pensado de tal manera que una parte es presencial y otra on line. Si no hubiera sido así, no lo hubiera podido hacer. Las asignaturas están muy bien organizadas e interconectadas entre ellas. Los profesores están altamente cualificados. Cada asignatura tiene por lo menos dos o tres docentes expertos en la materia. Y esto no tiene precio", afirma Julián. Con lo que le ha costado el master, en Colombia se hubiera podido comprar un coche, un carro. "Trabajo en la Universidad del Valle; haber cursado este master me da un peso fuerte de conocimiento", asegura.

Para su tesis del master, que será soporte para el doctorado, quiere centrarse en un autor del s. XX que escriba teatro histórico, contextualizado en el siglo de Oro, para poder hacer una edición crítica. Para el doctorado quiere conectar las tesis de Stanislavsky, que propone un método de formación de actores, de análisis de la obra y de cómo montarla. Aplicar este método a unos personajes de Cervantes y analizar el mundo del personaje.

"Pamplona es una ciudad muy bien organizada, limpia y muy bien pensada. Hay una urbanidad en la calle: la posibilidad de hacer turismo en los alrededores de la ciudad y conocer lugares históricos importantes, castillos, ermitas, catedrales, museos, esculturas me ha aportado mucho. La Universidad de Navarra es otro mundo. Se percibe una atención y una cordialidad, que no es teatro. Ha valido la pena venir a estudiar aquí", declara Julián. "Con los beneficios y oportunidades que se me abren con el Master podré tener más de un carro". Regresó a  su país el pasado 30 de marzo.