Saltar al contenido
Universidad de Navarra

UN LABORATORIO DE BIOSEGURIDAD 3 PARA MEJORAR VACUNAS Y DISEÑAR NUEVAS TÉCNICAS DE DIAGNÓSTICO

El departamento de Microbiología de la Universidad cuenta con un laboratorio de bioseguridad 3 -financiado por la propia Universidad y por el Gobierno de Navarra- donde se trabaja, entre otros microorganismos patógenos, con Brucella, Leishmania, Shigella y Escherichia coli, causantes de la brucelosis, leishmaniosis, disentería y otras muchas dolencias potencialmente graves. “Se trata de microorganismos que causan enfermedades con un gran impacto en la salud humana y animal. Nuestro objetivo con estas instalaciones

es desarrollar proyectos que permitan aportar nuevas herramientas para su control”, subraya el director del departamento, el profesor Carlos Gamazo.

Los proyectos que se llevan a cabo en el laboratorio se encuentran integrados en el Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra (IdiSNA), centro de investigación de excelencia, recientemente acreditado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

BRUCELOSIS

RAQUEL CONDE
INVESTIGADORA DEL DEPARTAMENTO

“Es una de las zoonosis más extendidas del mundo. Aunque afecta, sobre todo, a vacas, cerdos, cabras y ovejas, también puede transmitirse al ser humano, al que provoca una enfermedad crónica muy debilitante que requiere tratamientos antibióticos largos y costosos. Esto la convierte en un problema económico y de de salud pública, especialmente grave en los países en vías de desarrollo”.

LEISHMANIASIS

PAUL NGUEWA
DIRECTOR DEL ISTUN (INSTITUTO DE SALUD TROPICAL)

"En el mundo existen 300 millones de personas en riesgo de contraer la leishmaniasis. En ISTUN trabajamos en la búsqueda de vacunas y en la generación de mejores sistemas para su diagnóstico y tratamiento, objetivos todos ellos fijados por la OMS para el control de esta parasitosis”.

DISENTERÍA BACTERIANA

CARLOS GAMAZO
DIRECTOR DEL DEPARTAMENTO

"La disentería bacteriana es una dolencia responsable de la muerte de 280.000 personas al año, mayoritariamente niños. Hasta la fecha ninguna vacuna ha sido aprobada para las agencias reguladoras, por lo que la OMS ha declarado como prioritarias las investigaciones sobre vacunas frente a estos patógenos. En el laboratorio se desarrollarán diversos proyectos encaminados al diseño de vacunas efectivas”.

NIVELES DE SEGURIDAD: DEL 1 AL 4

 

Los laboratorios de investigación pueden tener hasta 4 niveles de seguridad. Los que se engloban en el nivel 3 disponen de instalaciones específicas y de protocolos de trabajo muy seguros. “El acceso queda restringido a personal que ha recibido formación previa para trabajar en ellos. Es obligatorio llevar vestimenta de protección adecuada y la manipulación de los patógenos se realiza en cabinas de seguridad. Todo ello en un recinto con presión negativa que evita la salida de microorganismos al exterior. Además, todo material que sale de las instalaciones se inactiva previamente”, especifica la Dra. Conde.

Formación e información deben ir de la mano en temas de bioseguridad, de modo que se evite la exposición involuntaria del material biológico o su liberación accidental. Todas las personas que trabajen en sus dependencias deberán conocer en profundidad los protocolos de trabajo y seguridad. En caso de emergencia, en el laboratorio se aplicarían protocolos muy precisos de actuación verificados por la Agencia Nacional de Bioseguridad, que incluyen sistemas de alarmas y equipamiento para desinfectar la sala si fuera necesario, ya que la bioseguridad es prioritaria”, culmina su director, Carlos Gamazo.

Aviso

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar