Entrevistas

Javier Valderrey Pulido
Alumno de Medicina y participante de Talento Deportivo, nos cuenta su experiencia con el baloncesto.

Javier Valderrey

¿Cómo comenzaste a practicar Baloncesto?        
Empecé a jugar al Baloncesto a los 10 años, en un campamento baloncesto en Valencia sin haber jugado en ningún equipo. Sólo había jugado con mi hermano mayor, que llevaba varios años jugando. Me gustó y veía que se me daba bien y empecé a jugar en el CB Murcia a la vez que jugaba al fútbol en otro equipo.

¿Qué dificultades has encontrado en tu camino como deportista?
La verdad que no he tenido muchas dificultades en mi camino como deportista. Quizás, el momento más duro es en el que decides darlo todo por el deporte o por los estudios, algún equipo te ofrece irte a jugar con ellos pero con eso dejas de lado los estudios, que para mí siempre han sido prioritarios.

El deporte es uno de los pilares de mi vida sí, pero prefiero que sea un placer a que exista dinero de por medio, haya "malos rollos" y sea, un poco, una obligación y necesite vivir de ello. Pienso que siempre que tengas la gran suerte de poder compaginar ambas cosas, adelante. Además, siempre corres el riesgo de que una lesión te tire todo el trabajo por la borda.

¿Quiénes son las personas que más te han apoyado en tu camino como deportista?
Las personas que siempre han estado ahí, como es natural, son mis padres y mi hermano. Siempre me han apoyado y han creído en mí, pero han querido que tuviese preferencias en la vida y que tuviese las ideas más o menos claras. Por otra parte, compañeros y entrenadores han influido mucho, sobre todo cuando era más pequeño y veía las cosas desde otra perspectiva.

¿Cómo te ayuda el deporte en tu vida personal? ¿Qué cualidades piensas que te ha ayudado a desarrollar este deporte?
Sin duda el deporte ha marcado mi vida desde pequeño. Con 14 ó 15 años entrenaba cuatro días a la semana y muchas veces doblaba sesiones con el equipo de los mayores. Luego jugaba uno o dos partidos durante el fin de semana, por no hablar de los campeonatos con el equipo o con las selecciones. Y a mí me encantaba, claro. Tanto tiempo compartiendo momentos y experiencias con tus compañeros hace que uno desarrolle muchas virtudes y cualidades personales. Adoptas unos valores de respeto, trabajo en equipo, competitividad, espíritu de sacrificio, autodisciplina, comportamiento y, lo mejor, ganas muchas amistades.

¿Puedes contarnos alguna anécdota divertida o interesante respecto a algo que te haya sucedido jugando al Baloncesto?
Anécdotas divertidas muchas, la verdad es que cuando era pequeño los de Murcia casi siempre "la liábamos". Y bueno, interesantes… pues siguiendo con los valores del deporte, tuve la gran oportunidad y suerte de poder asistir gracias a la Universidad de Navarra y al COE, hace un par de años a las Olimpiadas juveniles en Olimpia, con atletas olímpicos y personas de los comités olímpicos de todos los países del mundo.

No fuimos allí para ver qué buenos eran en su deporte cada uno. Fuimos para debatir temas relacionados con el espíritu olímpico y los valores que entran en juego, tanto positivo como negativo. Pero también hicimos deportes de todo tipo y aluciné porque veía a gente que había visto en la televisión, en las finales mundiales de sus deportes y que estaban ahí, jugando conmigo. En esos momentos ves que esas personas, que idolatras, son personas como tú. Veía a la gente madrugando porque necesitaban llegar a una marca, con dietas especiales... Ése es el verdadero sacrificio del deportista de élite.

Hablabas con los atletas olímpicos, y eran como una enciclopedia de la vida, quizá porque habían viajado más, quizá porque habían hablado y conocido a todo tipo de personas…, personas muy humildes y simpáticas que no se paraban a pensar en qué peinado quiero llevar o qué me voy a poner hoy para que me vean guapo. Hablaban de problemas sociales globales, de cómo podían realizar proyectos no lucrativos para ayudar a los niños de sus países para que adopten vidas sanas, deportivas, fuera de las drogas y de otros vicios, que en nuestro país no se ve mucho, pero en otros, ese tipo de cosas pasan habitualmente. No tenían ese "postureo" generalizado que se ve ahora mismo entre la juventud, que perdemos mucho tiempo de nuestra vida en aparentar ser quien no somos y son sólo tonterías al lado de los problemas que tenemos a nuestro alrededor, los cuales se nos olvidan o no queremos verlos.

Descubrí lo mismo este verano, en el campeonato del mundo de baloncesto 1x1 en Turquía en el que tuve la gran suerte de poder jugar. El objetivo era ganarlo, está claro, pero la gente iba a disfrutar, a hacer amigos y pasárselo bien. Al fin y al cabo, eso es lo que más importa y lo que de verdad nos queda después. Hubo roces porque es un deporte intenso, pero jamás vi un gesto antideportivo entre deportistas, allí éramos todos amigos.

¿Qué otras cosas querrías dar a conocer?
El deporte me ha dado algunos momentos de tristeza; pero sin duda me ha dado mil momentos de alegría, me ha ayudado a conocer a un montón de gente interesante y a disfrutar y pasármelo bien junto a muchísimas personas.

Para mí el deporte es una forma de expresarme junto a mis compañeros, como otra forma de hablar. El poder competir y sentir el apoyo de la gente y el poder animar a tus compañeros de equipo es una de las cosas que más valen la pena en esta vida. Por eso, siempre que tengo un rato libre y me siento bien físicamente, intento buscar a amigos para hacer deporte, es como una adicción.

Entrevista de: María Pilar Pérez Asensio - mperez.76@alumni.unav.es

Más entrevistas

Datos de contacto

Contacto:
Centro de Estudios Olímpicos
Universidad de Navarra
Campus Universitario s/n
31009 Pamplona
España

+34 948 425638
deportes@unav.es

ESTÁS VIENDO: Alumni 07/05/2015

Valoración: (0 Votos)
3959 reproducciones