17 de diciembre de 2013

Conferencias

LA NAVIDAD EN LAS ARTES

Usos y costumbres de Navidad en Navarra

D. Francisco Javier Zubiaur Carreño.
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

 

La Navidad de la Navarra tradicional gira, o giraba, en torno a las fechas del calendario cristiano, como las cuestaciones del “obispillo” San Nicolás con sus acólitos por las casas del pueblo, para darse luego una merienda con lo recogido. Otra costumbre de los niños era la de llamar la atención de los Reyes Magos con cencerradas para que no pasaran de largo por el pueblo. Había cuestaciones, en Guesálaz o Yerri por ejemplo, que servían a los muchachos para celebrar la Nochebuena al tiempo que “entraban de mozos”, es decir, señalaban la transición a la “mocería”, la juventud. Además de las cuestaciones, siempre acompañadas de cantos, se practicaban ciertos ritos con el agua saludable de Año Nuevo o con el tronco del hogar (sukil), al que se reconocían virtudes mágicas. Ciertos personajes se han mantenido, con su peculiar folklore, como Olentzero o el chico-rey de la Faba. Y si el primero anuncia la buena nueva del nacimiento de Jesús, el segundo sigue reafirmando el protagonismo de los niños en unas fiestas, las de Navidad, en que ellos son quizá lo más importante. Han existido escenificaciones del Nacimiento, con toda tramoya y pompa, como la que se celebraba en la iglesia de los Franciscanos de Olite. Alguna de ellas permanece en pleno vigor, como el Auto Sacramental de los Reyes Magos en Sangüesa. Y, por supuesto, las Navidades estaban repletas de cenas y recenas, y de “estrenas”, como llamaban en mi pueblo, San Martín de Unx, a los regalos que se recibían por Reyes.

Con la descristianización actual, ese ambiente transformado por la celebración del Nacimiento del Niño Jesús se ha “folklorizado”, perdiendo bastante de su esencia original, influido también por la invasión de costumbres de moda y un consumismo creciente. Las Navidades de hoy se viven de manera distinta, con menús enriquecidos, bajo el colorismo de luces decorativas, y la ilusión de alcanzar algún premio de la Lotería Nacional. Navidad y nuevas tecnologías se han asociado sustituyendo a las clásicas felicitaciones por correo postal.

No obstante, la sociedad navarra se esfuerza en mantener viejas tradiciones: las cabalgatas de Reyes, lassalidas del Olentzero acompañado del Misterio, la elección del Rey de la Faba, la representación de belenes vivientes, exposiciones de nacimientos… y otras formas de cuestación para ayudar a los más necesitados, como las recogidas de alimentos.

La Navidad sigue viviéndose con ilusión y se ve como ocasión de acercar lazos familiares, practicar la solidaridad con nuestros semejantes y contribuir a construir una sociedad más armoniosa, tendiendo un puente de comunicación entre el pasado y el presente.


La "obispilla" y sus acompañantes

Celebración de San Nicolás en Barásoain, 6 de diciembre de 1993. La "obispilla" y sus acompañantes