14 de noviembre de 2013

Ciclo de conferencias

EN TORNO AL PATRIMONIO CULTURAL. SALIDAS PROFESIONALES

Trabajar en Patrimonio Cultural

Dña. Ana Yánez Vega.
Fundación Casas Históricas y Singulares

 

En el marco del Ciclo de Conferencias ‘En torno al Patrimonio Cultural: salidas profesionales’, Ana Yáñez ha realizado una intervención en la que el principal objetivo ha sido presentar algunos de los ámbitos relacionados con los bienes históricos en los que están empezando a surgir oportunidades laborales, que probablemente se ampliarán en los próximos años. Desde esta perspectiva, se ha recalcado que las labores sobre el Patrimonio Histórico requieren un personal muy cualificado y equipos multidisciplinares que sepan dar respuesta al amplio abanico de necesidades que supone su conservación y promoción. Por ello, en la ponencia se ha pretendido dibujar un panorama global de posibilidades.

Por otra parte, en estos momentos de profunda crisis económica es de vital importancia explorar todas las vías que puede ofrecer el mercado de trabajo. Por ello, no ha dejado de estar presente el sector turístico; hay que tener en cuenta que el pasado año en Europa el turismo cultural generó 335.000 millones de euros y 9 millones de puestos de trabajo.

Dos de los ámbitos en los que se vislumbra la necesidad de profesionales especializados en la gestión de edificios históricos son el de la eficiencia energética en dichos inmuebles y las relaciones entre los elementos pertenecientes al Patrimonio Cultural y la ciudadanía.

Por lo que se refiere a la eficiencia energética, temas tales como el estado de la cuestión actual, las medidas para conocer consumos energéticos de un inmueble y las soluciones prácticas para lograr ahorros energéticos significativos; las posibilidades relativas a las energías renovables y las principales vías de financiación que existen son algunas de las cuestiones que deberían conocer los gestores de edificios históricos para lograr ahorros importantes y niveles de confort aceptables. 

Por otra parte, cada día está más difundida la idea de que el Patrimonio Cultural sólo se entiende y debe gestionarse considerando a las personas que lo disfrutan o viven. Por ello, es necesario conocer tanto las relaciones positivas como las negativas, mostrando y buscando nuevas fórmulas que impliquen a la ciudadanía y visitantes en el disfrute, beneficio y tratamiento en general del Patrimonio Cultural.