23 de marzo de 2011

Curso 

LA CATEDRAL DE PAMPLONA. UNA MIRADA DESDE EL SIGLO XXI

De música y músicos en la Catedral

D. Aurelio Sagaseta.
Maestro de la Capilla de Música de la Catedral de Pamplona

 

La presencia de la música en la Catedral de Pamplona está documentada desde finales del s. XII (pontificado de Pedro de Paris), si bien es el año 1206 cuando se establece definitivamente la chantría y la Escuela de Niños con el decreto fundacional del obispo Juan de Tarazona. El documento está fechado el 29 de septiembre, día de San Miguel, y desde entonces la chantría y la Capilla de Música quedaron vinculados al pequeño monasterio de Zamarce y al santuario de San Miguel de Aralar. 

Está publicada la lista de chantres y maestros de capilla de todos los siglos posteriores, así como la historia de la institución musical de la Catedral (Leocadio Hernández Ascunce, José Goñi Gaztambide, Aurelio Sagaseta Aríztegui). Merece capítulo aparte la tesis doctoral de María Gembero Ustárroz “La Música en la Catedral de Pamplona durante el s. XVIII” (Gobierno de Navarra, 1995), Premio “Rafael Mitjana” de la Universidad de Málaga y Premio Extraordinario de Doctorado de la Universidad de Granada. El trabajo de investigación de la Dra. Gembero recoge todo el s. XVIII y parte del s. XIX. 

La ponencia de Aurelio Sagaseta, una vez resumidos los primeros pasos de la música en la Seo iruñense (s. XII y XIII), omite por razones de espacio los siglos posteriores del XIV al XIX y se centra en el s. XX, terminando con un esbozo del Archivo de Música, el principal archivo histórico musical de Navarra. 

El día de mañana se sabrá la historia e incidentes de los maestros de capilla, organistas y músicos de la Catedral en los siglos XVI-XIX, siglos en los que los amanuenses nos ofrecen multitud de datos, pero apenas se sabrá nada de los ocultos músicos “beneficiados” del s. XX, ni de la luchas internas, por ejemplo, para implantar en la Seo las directrices del Motu Proprio de S, Pío X. Por otra parte, el actual maestro de capilla con su largo magisterio de medio siglo es testigo directo de la vida musical de la Catedral. 

Por eso, su aportación de músicos como Remigio Múgica (éste visto desde el Cabildo, no desde el Orfeón Pamplonés). Daniel Piudo, Joaquín Maya, Félix Hernández, Jesús Rotellar, Estanislao Luna (estos a través de testimonios indirectos), y beneficiados clérigos todos ellos ya fallecidos, como Félix Pérez de Zabalza, Martín Lipuzcoa, Pío Iraizoz, José Mª Áriz, Jesús Urdín, Carlos Bengoechea, Segundo Egaña, Javier Redín, Bernardino Elizondo, José Mª Herrero, Carmelo Díaz de Cerio, Jesús Irisarri, Heradio Villanueva (último sochantre) etc., a quienes trató o dirigió durante su magisterio. Todos accedieron al beneficio por oposición. 

Por último, aporta una descripción del Archivo de Música, mejor dicho, de los tres archivos existentes. 
1.- El archivo propiamente histórico, el principal, está formado fundamentalmente por composiciones de los maestros de capilla. Lo componen 2.500 obras, recogidas en otras tantas fichas con su “incipit” musical y otros datos descriptivos), más 65 grandes libros corales de facistol, en general bien conservados. (Signatura E-PAMc I).

2.- Las donaciones de los maestros y organistas de la Catedral en el s. XX. Este legado contiene a su vez una sección propiamente de archivo (con composiciones inéditas) y otra de biblioteca particular del donante. 
(Signatura E-PAMc II). Está digitalizado.

3.- El fondo musical empleado por la actual Capilla de Música. Esta última sección es fruto de la actividad de la Capilla de Música y de su maestro de capilla en estos 50 últimos años. El archivo ha adquirido tanto volumen (en cuanto a espacio físico) como todo el archivo histórico anterior Es la sección más cambiante, en continua evolución y aumento. Un día pasará a ser también parte del archivo histórico, reflejando un período de la vida de la institución musical de la Seo. (Signatura E-PAMc III). Está recogido en la pág. Web www.capillademusicapamplona.com 

Por último, una consideración de tipo general: si existe la música en la Catedral y un archivo es porque ha habido una voluntad expresa del Cabildo de que existiera. De la nada, no nace nada. Desde 1206 y a través de los siglos se destinaron ingentes sumas de dinero para mantener un coro, una orquesta de cámara, una Escuela de Infantes (ya fenecida) y un Archivo de Música.