Publicador de contenidos

Atrás 2015_08_24_FAR_hospital_ghana

"No aprecias realmente el trabajo de farmacéutico hasta que no entiendes su importancia como profesional"

Mario Rodríguez, alumno de la Facultad de Farmacia, ha pasado parte de su verano trabajando en un hospital de Ghana

Descripcion de la imagen
Mario Rodríguez, junto a un doctor de Ghana
FOTO: Cedida
24/08/15 11:19 Miriam Salcedo

Mario Rodríguez Monteverde comenzará segundo del Grado de Farmacia en la Universidad de Navarra en septiembre. Durante su verano ha querido seguir apostando por su formación como farmacéutico a través del voluntariado. Gracias a una ONG inglesa en junio viajó a Ghana para trabajar en el departamento de medicina general de un hospital. Allí ha estado en contacto con enfermos de VIH, tuberculosis y otras enfermedades contagiosas. Para Rodríguez ha sido "una gran oportunidad y una vivencia novedosa que me aporta información sobre cómo se desenvuelve un equipo sanitario en condiciones tercermundistas".

Esta experiencia le ha marcado de por vida. Aquí nos cede su testimonio:

"En Ghana, como en gran parte de África, los recursos son limitados. Los despachos son habitaciones llenas de conductos de ventilación y desagües. Hay una evidente falta de material y equipamiento como bolsas de sangre y microscopios, de hecho, había solo uno en la sala de parasitología para todo el hospital. Además, los cortes de luz son continuos. Esto último no era muy preocupante para el resto del personal sanitario ya que, en una ocasión que me encontraba con varios médicos, la luz se fue y ellos siguieron hablando como si nada hubiera pasado. Sin embargo, estas carencias hacen, a la vez, que el personal sanitario se encuentre en todo momento activo y muy centrado en su trabajo.

En Ghana  la puntualidad es algo tan infrecuente como en España. Aunque la jornada laboral empezaba a las 8, nadie llegaba a esa hora.  Un día nos dieron la opción de estar en una cesárea, nos dijeron que si no estábamos a las ocho no la podríamos ver…, estuvimos esperando al médico hasta las nueve y media.

En general, todos los doctores, enfermeras y farmacéuticos se mostraron, en todo momento, muy cercanos a los que estábamos de prácticas. Cuando asistimos al laboratorio principal del hospital nos explicaron en detalle todo lo que se encontraba ahí.

El sistema sanitario es parecido al español. Existen hospitales públicos y privados. En el público los pacientes obtienen su tratamiento y medicación a través del pago anual de un carnet que les permite pagar gran parte del tratamiento. Al llegar al Servicio de Farmacia del hospital el paciente entrega una cartilla donde está escrito el diagnóstico y los medicamentos; se escribe en un libro el nombre del paciente, su número de registro y los medicamentos que debe tomar. Luego se entrega la cartilla a un farmacéutico que ve los medicamentos que el paciente ha pagado y cuáles están disponibles (aunque el paciente tenga carnet de seguridad social el gobierno no paga todos los medicamentos). Al contrario que en España, el farmacéutico de Ghana no tiene el papel de prescriptor que tenemos aquí.

Personalmente, creo ha sido una experiencia increíble y única. Cuanto más duras y limitadas son las condiciones en las que desempeñas tu profesión mejor puedes llegar a conocerla. Al igual que uno no sabe navegar hasta que le toca el mal tiempo. No aprecias realmente el trabajo de farmacéutico hasta que no entiendes su importancia como profesional, lejos de la tecnología y la facilidad de acceso a todo tipo de recursos. Además, estar en un lugar con una cultura y una gente diferente hace que crezcas como profesional y como persona".

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta