Publicador de contenidos

null Tecnun_2021_07_19_etica_para_ingenieros

200 casos de ética para ingenieros

Estudiantes de la asignatura de Ética de Tecnun resuelven 200 casos a los que se enfrentarán como ingenieros


FotoCedida/Los alumnos han entrevistado a personas cercanas, familiares y amigos que pudieran narrarles problemas éticos y cómo los solucionaron

19 | 07 | 2021

Texto

Los alumnos expusieron sus trabajos con el fin de incluirlos en la tercera edición del manual “Ética para ingenieros” de Rafael Escolá y José Ignacio Murillo.

El Dr. Rafael Hernández Urigüen se retira este año de la docencia después de 25 años en la Universidad de Navarra. Primero como capellán y profesor de Ética e Introducción al Cristianismo en ISSA School Of Applied Management desde 1996 hasta 2012 y, desde entonces hasta la actualidad, como capellán y profesor de las mismas asignaturas y Antropología en Tecnun.

A lo largo de este curso académico Hernández Urigüen propuso a sus alumnos de Ética, como proyecto final de la asignatura, la investigación de casos prácticos relacionados con la Ingeniería para renovar y ampliar los ejemplos explicados en el manual Ética para Ingenieros, de Rafael Escolá y José Ignacio Murillo. El profesor Hernández animó a sus alumnos "a que intentasen entrevistar a personas cercanas, familiares y amigos que pudieran narrarles con detalle problemas éticos y cómo los solucionaron”.

Entre los entrevistados se encontraba el Ingeniero Juan José Pérez Blanco, coordinador del hospital de campaña IFEMA en Madrid durante los momentos más críticos de la pandemia. Pérez Blanco, tal y como explica el profesor de Tecnun transmitió “su experiencia fascinante junto a un mensaje en vídeo  recordando a los alumnos que, cuando comiencen su andadura profesional como ingenieros, su misión consistirá en resolver los problemas de las personas”. Terminaba  su intervención haciendo hincapié en que Ética "es, sin lugar a duda, una de las asignaturas más importantes, por no decir la más importante de su carrera".

Al final del semestre, los alumnos expusieron sus 200 trabajos y ahora, detalla Hernández, “queda pendiente valorar, junto con el profesor José Ignacio Murillo y EUNSA,  la posibilidad de incluir los más de cien casos analizados por los alumnos de Ética en una tercera edición del manual”.

Ainhoa Liu Leal, alumna de la Escuela, estudió y resolvió el caso de un ingeniero que tenía que escoger entre “obedecer al jefe o seguir su conciencia y hacer lo que creía que era lo éticamente correcto”,  tal y como señala. 
“El superior había pedido al ingeniero que moviera una máquina de millones de euros a otro departamento sin avisar a los afectados con el fin de quedársela porque se iba a trasladar de oficio”. Liu eligió como solución la honestidad y la comunicación. “A veces hacer frente a una situación es difícil pero creo que los valores que tienes son los que te hacen de guía para hacer frente a las situaciones y si los olvidas te fallas a ti mismo”, se sincera. 

Por su parte, el alumno Antxon Garmendia Aizpurua explica su trabajo basándose en una situación real que ocurrió hace 10 años, en el que “los aparatos de reanimación cardíaca no eran tan fáciles de encontrar”. El dilema ético presentado exigía "decidir si invertir en ellos una cantidad económica que podía juzgarse innecesaria, o asumir las consecuencias de que no se dispusiera de estos equipos en caso de tener que emplearlos. Toda inversión debía realizarse con gran cautela, pero finalmente el ingeniero responsable decidió adquirir los desfibriladores, protegiendo así a todos los integrantes del lugar donde irían a parar”, detalla Garmendia.


El alumno de ingeniería se hizo muchas preguntas antes de tomar la decisión. “En caso de ocurrir un ataque cardíaco en el centro y no disponer de los medios adecuados, ¿hasta qué punto sería responsable el ingeniero? De serlo, ¿sería el único o también afectaría a la administración que regula todos los centros, por no asegurar adecuadamente a sus integrantes? Viéndolo desde un punto de vista más genérico, ¿qué responsabilidad tiene el individuo sobre su entorno y el grupo? ¿Dónde comienza y dónde acaba ese compromiso?”, se cuestionaba.

Ander Díaz Gil Negrete destaca que ha aprendido la importancia de que prime la objetividad en casos de tener que juzgar o dar una opinión sobre algún tema. “En mi caso, una empresa que colaboraba desde hacía años con un centro de investigación se enfrentó a un litigio con un cliente y solicitaron la colaboración de dicho centro para que un experto evaluara el caso. Sin embargo, el informe lo elaboraría la propia empresa y el profesional solo debería firmar”, explica el estudiante.  “Si se actúa así habría falta de objetividad. Al centro le podría interesar ayudar a la empresa  y el procedimiento judicial exige al experto encargado una total imparcialidad en el asunto”, concluye.
 

Los estudiantes coinciden al valorar que "el estudio de estos casos ha sido muy útil para apreciar la complejidad de la toma de decisiones, la responsabilidad que supone hacerlo y el enorme valor de la ética para poder actuar de la mejor manera posible”.