Publicador de contenidos

null noticia_TECNUN_2021_06_16_unai_ikergazte

Un doctorando de Tecnun premiado en el congreso Ikergazte

Se reconoce el trabajo de su tesis relacionado con la mejora de la precisión del tratamiento del cáncer de hígado


FotoIkergazte/Unai Lertxundi, a mano izquierda, junto al resto de ganadores.

16 | 06 | 2021

Texto

Unai Lertxundi, doctorando de Tecnun, ha sido galardonado en el congreso Ikergazte, organizado por la UEU para fomentar el conocimiento mutuo y la producción científica en euskera. Unai presentó un proyecto relacionado con su tesis y ha recibido un premio a la mejor investigación en el área de ingeniería y arquitectura. Cabe destacar que en el congreso, de carácter multidisciplinar, participaron más de 200 investigadores.

 

La presentación que hizo Unai consistió en explicar el papel que juegan los ingenieros en el área de la salud y en concreto, en mejorar la precisión del tratamiento del cáncer de hígado.

 

“Mi tesis se centra en un tratamiento concreto para el cáncer de hígado llamado radioembolización que consiste en introducir, mediante un microcatéter colocado en la arteria hepática, microesferas radioactivas”, explica Unai

 

El objetivo del tratamiento, tal y como cuenta el joven ingeniero, es introducir las partículas de tal modo que sean dirigidas a los tumores hepáticos donde quedan atrapadas: “Ahogan el tumor porque al quedarse atrapadas taponan el riego sanguíneo, y, además, emiten localmente dosis de radiación letales a las células tumorales”.  Este tratamiento aporta un beneficio principal: aplica la radiación solamente al hígado evitando atacar todo el cuerpo. El fin es conseguir que las partículas lleguen solo o en gran medida a zonas tumorales evitando dañar el tejido sano del hígado.

 

Unai con su tesis busca analizar mediante el estudio de la Dinámica de Fluidos Computacional cómo se comporta la sangre y cómo se mueven las microesferas radioactivas en ella. El objetivo final es crear una herramienta que les diga a los médicos intervencionistas cuál es el punto y cuáles son las condiciones de inyección óptimas para que el tratamiento sea lo más efectivo posible. “La herramienta analizaría distintos escenarios en un tiempo razonablemente corto encontrando el escenario óptimo para cada paciente”, detalla. Tal y como apunta, la herramienta para ser útil tiene que ser rápida y su trabajo actual consiste en reducir los tiempos de cálculo, a día de hoy, muy elevados.

 

 “En Ikergazte presenté una comparación entre un modelo realista y un modelo simplificado a la hora de analizar la viscosidad de la sangre que hacía más sencillo el modelo matemático”, apunta el doctorando. “La conclusión principal ha sido que en el rango de trabajo actual la simplificación es perfectamente válida. Sin embargo, al tratarse de un congreso no especializado, multidisciplinar y de carácter divulgativo, tanto el artículo presentado como la presentación se han centrado principalmente en explicar en qué consiste el tratamiento y en qué aportamos los ingenieros al mundo de la medicina”, confiesa.

 

“Lo mejor del premio es el reconocimiento al trabajo. Me demuestra que es una investigación que no solo me aporta a mí, sino que desde fuera se ve interesante, valorado y esto, por supuesto, ayuda a la hora de seguir investigando.  El cáncer es algo que en la sociedad todos tenemos muy presente y cualquier paso que se dé para tratarlo es beneficioso”, concluye.