Publicador de contenidos

Atrás 2018_10_15_FYL_noticia_nicholas_purcell

Nicholas Purcell: “Las ciudades romanas parecen eternas e inamovibles, pero en realidad eran dinámicas, con cambios de población constantes”

El catedrático de la Universidad de Oxford ha ofrecido un seminario a los alumnos del nuevo Diploma en Arqueología de la Facultad de Filosofía y Letras

Descripcion de la imagen
El catedrático de la Universidad de Oxford, Nicholas Purcell, junto al profesor Aitor Blanco. FOTO: Manuel Castells
15/10/18 13:43 María M. Orbegozo

“Las ciudades romanas parecen eternas e inamovibles, pero en realidad eran todo lo contrario: dinámicas, con cambios de población constantes”. Así lo ha asegurado el catedrático Nicholas Purcell, de la Universidad de Oxford, en un seminario impartido a los alumnos del Diploma en Arqueología, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra. “El cambio permanente de las ciudades antiguas estaba condicionado por sus comunicaciones y por los movimientos de la población. Era precisamente eso lo que las convertía en ciudad”, ha asegurado. En este sentido, ha señalado lo que Séneca contempló hace cientos de años: que en las ciudades romanas había más inmigrantes que nativos. “El cambio pertenece a las ciudades: siempre fueron -y siguen siendo- receptoras de los de fuera. Fue este crecimiento poblacional lo que generó numerosos recursos para el Imperio”, ha señalado.

Experto en el mundo de Roma, y en concreto de la zona del Mediterráneo, Purcell ha afirmado que estas urbes fueron resultado de una gran infraestructura: “No se puede entender la ciudad romana sin el contexto de las demás ciudades antiguas del Mediterráneo. Sólo tienen sentido e identidad por su multiplicidad”. Tal y como ha explicado, fue en la Península Ibérica donde se plasmó este sistema, en el que una ciudad no podía tener esta categoría si estaba aislada: “Los romanos empezaron a crear ciudades donando terrenos conquistados a sus ciudadanos y militares, se llegaron a acuerdos con la población local y se mejoraron las infraestructuras. En esas zonas, la población empezó a crecer y a concentrarse, pues todo estaba mejor conectado”.

Por otro lado, durante su intervención, Purcell ha animado a los asistentes a no quedarse únicamente en la grandiosidad de los edificios de las ciudades que contemplamos: “Para un arqueólogo es fundamental preguntarse a quién beneficia o interesa el resultado de lo que vemos; tenemos que hacer retrospectiva y preguntarnos ¿quiénes querían que las ciudades fueran así? Tenemos que fijarnos en el objetivo de esos fenómenos que observamos, pues es mucho más importante que pensar en sus dimensiones”.

La conferencia se enmarcó, también, en las actividades del Proyecto de Investigación MINECO "De municipia Latina a oppida labentia" (HAR2016-74854-P): sobre la sostenibilidad económica e institucional del municipio latino en la Hispania Romana que coordina el profesor Javier Andreu. Durante su visita a España,  además de compartir con los alumnos del Diploma en Arqueología la evolución del urbanismo romano, el catedrático de la Universidad de Oxford ha tenido oportunidad de visitar Los Bañales, del que resaltó el trabajo realizado hasta el momento, y Santa Criz de Eslava.

Experto en el mundo de Roma, Nicholas Purcell es uno de los dos catedráticos de la Institución encargados de la Historia Antigua. Fruto de su interés en la zona del Mediterráneo, ha publicado el libro “The corrupting Sea: a study of Mediterranean History”, además de numerosas publicaciones en revistas y editoriales.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta