Publicador de contenidos

20220214_FAR_acuerdo_unav_cinfa

La Universidad y Cinfa avanzan hacia la nutrición personalizada a través del estudio de la microbiota intestinal

El test FloraGENic estudia los microorganismos del tracto intestinal para prescribir un tratamiento nutricional individualizado, basado en pautas de alimentación y probióticos


FotoManuel Castells
/De izquierda a derecha y de arriba abajo: Fermín Milagro Yoldi y Carlos Javier González Navarro, de la Universidad de Navarra, y Eduardo González Zorzano y Amaia Ibáñez, de Cinfa.

14 | 02 | 2022

Tras siete años de colaboración e investigación conjunta, el Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra y Cinfa han dado un importante paso hacia la nutrición personalizada a través del estudio de la microbiota intestinal, mediante el test FloraGENic. Esta herramienta, que desde enero está disponible en las farmacias, permite conocer y actuar con precisión sobre uno de los factores que más influye en el estado general de salud: la microbiota intestinal.

Su objetivo es detectar, a partir de una muestra de heces, posibles desequilibrios en la composición de la microbiota y obtener beneficios en el abordaje de trastornos digestivos, problemas de peso o refuerzo del sistema inmune para, en definitiva, contribuir al bienestar integral de la persona. Tras combinar esta información con las características y los hábitos de vida de cada persona, es posible prescribir un tratamiento nutricional individualizado, basado en pautas de alimentación y probióticos. Como comenta Eduardo González Zorzano, experto científico de Cinfa, “esta herramienta es una continuación de la investigación conjunta que ambos centros comenzamos hace siete años para innovar en nutrición personalizada, ofreciendo al ciudadano tratamientos punteros que tengan en cuenta tanto sus características genéticas o personales, como sus hábitos de vida”.

Según el director de Innovación del Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra, Carlos Javier González Navarro, “este estudio constituye un análisis completo de la microbiota intestinal. Está basado en un estudio con 500 personas españolas, de ambos sexos y amplia horquilla de edad, e incorporando también pacientes de diversas patologías e información de la dieta habitual y estilo de vida. La investigación ha permitido identificar las características de la microbiota que están más asociadas al desarrollo de obesidad, resistencia a la insulina y otras patologías metabólicas”.

Tecnología de secuenciación NGS

En el test FloraGENic, la lectura y el análisis de la microbiota intestinal se realiza gracias a una innovadora tecnología de la que dispone la Universidad de Navarra. “Esta tecnología de secuenciación NGS nos permite identificar los géneros y la mayoría de las especies bacterianas presentes en la muestra de heces y cuantificarlas. Todo, de una forma mucho más rápida, económica e informativa que las herramientas empleadas en la microbiología tradicional, que precisaban realizar cultivos específicos en placas de Petri”, explica el investigador principal del proyecto, Fermín Milagro Yoldi.

Con los resultados de la muestra, su análisis y comparativa con una exhaustiva revisión bibliográfica y los datos propios con los que cuenta el centro navarro, se configura un perfil de la microbiota intestinal personal, relacionando la presencia y la cantidad de las diversas bacterias con posibles problemas de salud.

De mano de la farmacia

Junto al análisis de los microrganismos presentes en la microbiota, FloraGENic también tiene en cuenta características personales del individuo, como el peso, la edad, el índice de masa corporal o posibles alergias o intolerancias alimentarias, así como sus hábitos de vida o tipo de alimentación. Toda esta información es recogida por el profesional farmacéutico especializado en nutrición para indicar la dieta más adecuada para cada persona y poder complementarla con los probióticos que ayuden a combatir las posibles alteraciones intestinales.

De igual modo, y a diferencia de lo que ocurre con la genética de cada persona, la microbiota del organismo sí va cambiando a lo largo de la vida, por lo que, tras aplicar las recomendaciones, es importante realizar un seguimiento en el tiempo.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta