Publicador de contenidos

2013_08_02_alumnosjmjbrasil

Alumnos de la Universidad entre los 3 millones de participantes de la JMJ de Río

Descripcion de la imagen
02/08/13 13:15

Tres millones de jóvenes participaron en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) celebrada en Río de Janeiro entre el 23 y el 28 de julio. Entre ellos, y a pesar de la gran distancia, había un puñado de alumnos de la Universidad. 

"Tras la experiencia de la JMJ de Madrid, decidí que quería ir a la de Río. La elección de un Papa latino me animó aún más. Tenía muchas ganas de conocer al papa Francisco",  explica Lucía Martínez Alcalde, recordando los motivos por los que se animó a participar en este encuentro mundial. Lucía, alumna del doble grado de Filosofía y Periodismo, viajó hasta Brasil con un grupo de amigos.

Igual que Pablo Callejo Goena, estudiante de Ingeniería de Telecomunicación en el campus de San Sebastián. "Ha sido una experiencia muy edificante. Vuelvo repleto de ilusión y con deseos de poner en práctica los consejos del Papa", asegura. "Fui a Río para conocer y acompañar al papa Francisco, y para rezar y disfrutar junto a otros muchos jóvenes".

"Ha sido increíble. Por las palabras y la fuerza del Papa. Por lo compartido con los millones de jóvenes. Por la acogida tan calurosa que nos han ofrecido los cariocas. Por lo preciosa que es la ciudad", concluye Lucía. "Se va a echar de menos levantar la mirada y ver el Cristo Redentor del Corcovado entre los edificios".

También asitieron a la JMJ de Río, Belén Guinea, antigua alumna de LADE, e Ignacio Ferrer-Bonsoms, graduado en Derecho.

"La experiencia ha sido impresionante. El Papa estaba volcado, muy cercano, insistiendo en la necesidad de oración, de vivir la caridad con el prójimo. Es alucinante ver a peregrinos de todo el mundo rezando junto al Papa, manifestando la unidad en la fe a pesar de las diferencias culturales", explica Belén.

Para Ignacio, que ya estuvo en las Jornadas de París, Colonia y Madrid, también ha sido una experiencia muy especial. "Nunca había visitado Río de Janeiro, y la ciudad tiene mucho encanto", afirma. "A eso se le suma la gran acogida de las familias cariocas que nos recibieron en su casa, y nos cuidaron. Visitiamos el Cristo del Corcovado, y es bastante impactante. Lo ves por la ciudad, y es muy simbólico, y muy bonito. Además, encontrar gente tan distinta unida por la fe es muy enriquecedor. Y el Santo Padre transmite una alegria y una fe que se podía palpar al verle por las calles, o en sus intervenciones con los jóvenes.", asegura.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta