Publicador de contenidos

2022_07-01 Derecho Curso Reestructuraciones

Ibon Hualde, catedrático: “La reforma de la Ley Concursal crea la figura del experto que ha de asistir al deudor y a los acreedores durante todo el proceso de negociación”

La Facultad de Derecho de la Universidad impulsa un curso de Especialista en Reestructuraciones Empresariales, de actualización conforme a la reforma concursal


FotoManuel Castells/Ibon Hualde, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra.

01 | 07 | 2022

Reestructuración preventiva y presupuestos de reestructuración; aspectos económico-financieros de las reestructuraciones, el nuevo concepto de preconcurso y los planes de reestructuración, el experto en reestructuraciones, especialidades en Pymes y microempresas. Estos son algunos de los temas incluidos en el programa de formación superior Especialista en Reestructuraciones Empresariales que va a impulsar la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra. “Este curso obedece a las necesidades derivadas de la reforma concursal operada en nuestro país para la transposición de la Directiva de la UE del 20 de junio de 2019, sobre reestructuración e insolvencia, y aprobada ayer por el pleno del Congreso, el mismo día que terminaba la moratoria concursal”, señala el profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra, Ibon Hualde.

 “La reforma crea la figura del experto en reestructuraciones empresariales, que ha de asistir al deudor y a los acreedores durante todo el proceso de negociación entre ambas partes, debiendo poseer conocimientos jurídicos, técnicos y financieros”, continúa Hualde, codirector del programa, junto a José Carlos González, profesor titular de Derecho Mercantil de la UCM y socio director del área de Reestructuraciones e Insolvencia de Ceca Magán Abogados. 

Las claves de la reforma concursal

Entre las principales novedades que incluye la reforma de la ley Concursal, el profesor Hualde menciona las seis siguientes. En primer lugar, se introducen los denominados planes de reestructuración, definidos legalmente como un instrumento preconcursal “dirigido a evitar la insolvencia, o a superarla, que posibilita una actuación en un estadio de dificultades previo al de los vigentes instrumentos preconcursales, sin el estigma asociado al concurso y con características que incrementan su eficacia”; y, al mismo tiempo, se eliminan los vigentes acuerdos de refinanciación y acuerdos extrajudiciales de pago.

Se da entrada en la regulación concursal al experto en reestructuraciones empresariales; se añade a la insolvencia actual e inminente un nuevo presupuesto objetivo para la iniciación de un plan de reestructuración consistente en la probabilidad de insolvencia; se amplía el plazo del denominado “preconcurso”, que es un mecanismo que otorga al deudor un periodo de tres meses, ahora prorrogable por otros tres, a contar desde la comunicación que este realice al juzgado de lo mercantil, para negociar con los acreedores y lograr un plan de reestructuración que le permita superar sus dificultades y evitar la situación de insolvencia.

Además, se regula expresamente el instrumento conocido en la práctica forense como “pre-pack concursal”, que es un procedimiento preconcursal acelerado de realización de unidades productivas que permite preparar su venta en la fase previa a la declaración de concurso; y, por último, se prevé un procedimiento especial para microempresas, que se sustancia de manera abreviada a través de formularios normalizados electrónicos accesibles en línea y sin coste, cuyo envío se produce de forma telemática, eliminándose todos los trámites que no sean necesarios y reduciéndose la participación de profesionales e instituciones al mínimo imprescindible.

Catedrático de Derecho Procesal, Ibon Hualde considera que la Ley concursal se ha mostrado, desde sus principios y a pesar de las múltiples reformas que ha padecido, “incapaz de remediar a tiempo la situación de las empresas fuertemente endeudadas y en situación de iliquidez. En realidad, el concurso de acreedores continúa siendo una forma de enterramiento de empresas en crisis a través de la solución de liquidación. La Directiva comunitaria incide en la necesidad de buscar procedimientos que ayuden a empresas viables con dificultades financieras a reestructurar su deuda, sin necesidad de acudir a un concurso de acreedores y, por supuesto, sin tener que extinguirse”, explica.

Ibon Hualde destaca que el objetivo del curso es que el alumnado realice una “inmersión en el conocimiento de las novedosas normas sobre la reestructuración de empresas, adquiera las habilidades prácticas necesarias para el ejercicio del cargo de reestructurador; y comprenda adecuadamente las coordenadas económicas y financieras que permiten la reestructuración de la situación financiera de empresas en crisis”. El programa está dirigido a profesionales del Derecho, economistas y asesores de empresas, con interés en especializarse o reciclarse en el área de la insolvencia. Se impartirá a partir de octubre en el campus de la Universidad de Navarra en Madrid 

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta