Instituto Cultura y Sociedad

Noticias

El discurso político durante la pandemia de coronavirus: conectar con el ciudadano para generar confianza y adhesión a las normas

Inés Olza, investigadora principal del proyecto MultiNeg del Instituto Cultura y Sociedad, apuesta por alejarse de la retórica bélica y utilizar figuras que ayuden a motivar a la población

Descripcion de la imagen
Inés Olza
FOTO: Isabel Solana
23/03/20 20:12 Isabel Solana

Inés Olza es investigadora principal del proyecto MultiNeg del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra, enmarcado en ‘Cultura emocional e identidad’ y financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y fondos FEDER/UE. 

En esta entrevista analiza el discurso político en el contexto de la pandemia del coronavirus. Entre otras cuestiones, aborda las estrategias para generar confianza en la población, motivar y conseguir adhesión a normas como el confinamiento. 

-Uno de los principales objetivos de la gestión política de la pandemia es generar confianza y cohesión entre los ciudadanos. ¿Cuáles son las principales estrategias para conseguir esta conexión emocional desde el discurso?
En primer lugar, tiene que establecerse un canal institucional para informar regularmente a los ciudadanos. Hay que combinar los escenarios más institucionales -la sala de comparecencias de la Moncloa- con otros más informales, como los perfiles oficiales del Gobierno y los ministerios en redes sociales. Esa combinación debe estar muy bien coordinada. En cuanto a los contenidos, la audiencia necesita tener la sensación de que los políticos se dirigen a ella, que no solo le están trasladando los contenidos previamente escritos en un papel.

- ¿Y desde el punto de vista del lenguaje?
Se debe apelar a la solidaridad y empatía, a la responsabilidad de cada uno, a cómo la actuación individual tiene importancia para lo colectivo. En los diferentes discursos se están utilizando muchas metáforas de guerra y de combate; deberían evitarse porque son violentas y generan ansiedad. Las metáforas y metonimias espaciales, por ejemplo, que son mucho más neutras y pegadas a la realidad, ayudarían más y mejor a motivar a la población. Por ejemplo, en vez de hablar de “ganar la batalla al virus”, podemos decir que “nuestras casas y ciudades quedarán libres de virus”; o, en lugar de “hay que vencer juntos al enemigo”, escoger “debemos recuperar juntos nuestros espacios de salud”. 

Esta propuesta sigue la línea de investigación de Elena Semino, de la Universidad de Lancaster, que impartió un seminario en 2018 sobre en qué medida contribuye  el uso de metáforas a vivir experiencias difíciles, como el cáncer. En el caso del coronavirus, también hay enfermos que no van a conseguir recuperarse, y tanto ellos como sus familias pueden sentir que han fallado o que han perdido si su tratamiento no funciona.

- ¿Cuáles han sido las expresiones más frecuentes que hemos escuchado de los líderes políticos? ¿Con qué fin se han utilizado?
Han hablado de disciplina social, de pensamiento y esfuerzo colectivo, de solidaridad... Hay implícito algo que no es frecuente escuchar de las autoridades: el impacto general de la actuación individual. Esto tiene que ver con la idea de ‘agencia’ (agency) que está presente en muchos estudios sociológicos: quién tiene la capacidad o responsabilidad de hacer algo. Los gobiernos suelen insistir en el poder de las instituciones, pero en este caso saben que necesitan la colaboración de todos. Ahora mismo se traslada la agencia a los ciudadanos. En cierta medida supone un ejercicio de humildad por parte de los políticos, que saben que deben convencer para que todos cumplamos sus decretos.

- En tu proyecto MultiNeg estudias el desacuerdo en la interacción. ¿Qué conclusiones puedes ofrecer desde este campo de investigación? ¿Qué estamos observando en lo que respecta al consenso y el disenso en la esfera política?
Hay una imagen muy representativa: la del presidente del Gobierno en la primera semana de la cuarentena sentado frente a una pantalla con los presidentes autonómicos. Tras la reunión, un tuit subrayaba el amplio consenso. La postura mayoritaria es que esta crisis no entiende de ideologías políticas y que apoyar al Gobierno es un ejercicio de responsabilidad. También hay críticas, pero más mitigadas de lo que solemos ver. 

- ¿Cómo se ha reaccionado ante las muestras de desacuerdo?
Un fenómeno interesantísimo ha sido el de Clara Ponsatí, miembro de la Asamblea Nacional Catalana y eurodiputada de Junts per Catalunya, que, en los primeros días de la alarma, tuiteó ‘De Madrid al cielo’. No había visto una respuesta tan unánime de rechazo y de condena desde hace tiempo. En una situación en la que todo el mundo suspende los desacuerdos y deja a un lado las agendas que nos confrontan, que alguien siga insistiendo en problemas que ahora mismo no son los más urgentes hace que la condena pública se multiplique. 

- En lo que respecta al rechazo al disidente, también es llamativo cómo se apunta con el dedo a los ciudadanos que no están cumpliendo el confinamiento o que están incumpliendo las normas. ¿Es ejemplarizante?
Hay una denuncia social constante y los medios están dando voz a los ciudadanos. Los periodistas se hacen eco de los casos más relevantes, como posibles aglomeraciones. Efectivamente es ejemplarizante por el miedo que tenemos los ciudadanos a la vergüenza social y a hacer el ridículo. 

Frente a esto, nos encontramos con las historias relevantes positivas en torno a la gran labor de los profesionales sanitarios. Es el caso de las noticias sobre actos simbólicos como el aplauso desde los balcones.

- En la era de internet y la globalización estamos saturados de mensajes. Preocupan las ‘fake news’ y el empacho informativo. ¿Cómo filtrar lo relevante?
Hay que dosificar la cantidad de información que consumimos. No podemos estar continuamente pendientes de las redes y de los informativos. Seguir las últimas informaciones de los medios una o dos veces al día es suficiente. Llega un punto en que ya tienes la información que necesitas, el resto es incidir sobre lo mismo.

Noticias (posiblemente) relacionadas

Haz tu valoración:
Valoración:
Valoración: (1Voto)
Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta:

El ICS en Twitter

Aviso

La Universidad de Navarra utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y analizar de forma agregada los hábitos de navegación de los visitantes de su página web. Esta información se comparte con terceros cuya relación se incluye en la Política de cookies. Al clicar en “Aceptar” o si continúa navegando, acepta el uso de estas cookies, pudiendo revocar su decisión cuando lo desee.

Aceptar