navarra-diversidad

Navarra: diversidad y paisajes

La relevancia de las cuestiones ambientales adquiere particulares connotaciones para la Comunidad Foral de Navarra, no sólo por su elevada diversidad climática, biológica y paisajística, sino por la importancia social y económica de sus recursos naturales, que puede sintetizarse en tres aspectos:

Riqueza paisajística. Navarra es un mosaico de paisajes que albergan innumerables especies de animales y vegetales. Se pueden distinguir nueve ecosistemas principales: sistemas alpinos, áreas fluviales y zonas húmedas, masas forestales, matorrales mediterráneos, pastizales no esteparios y brezales, roquedos, estepas, tuberas y tobas, además de los saladares y las lagunas endorreicas. Dos de las características de la naturaleza de Navarra son la buena conservación de los bosques (el 64% de la superficie es forestal), y la importancia de los recursos hídricos.

Diversidad biológica. En Navarra pueden diferenciarse: 45 tipos de bosques de los 110 existentes a nivel nacional; 3.000 de las 7.000 especies de la flora peninsular; el 75% de los anfibios y reptiles españoles y 190 especies de aves de las 250 que nidifican en suelo peninsular. Respecto a la UE, son 2.652 las especies de helechos y plantas de flores que habitan en Navarra (20% respecto de la Unión Europea), 27 las especies de peces (18%), 43 las de anfibios y reptiles (24%), 236 las de aves (47%) y 75 las de mamíferos (50%). Esta elevada biodiversidad se debe en buena medida a su peculiar ubicación, en la que confluyen tres regiones biogeográficas: la alpina, la atlántica y la mediterránea; una situación peculiar y privilegiada en Europa. Esta singularidad ha posibilitado que el modelo de planificación de Navarra de la Red Natura 2000 sirva como referencia a otras regiones españolas y europeas. La diversidad también es fruto de la escasa densidad de población (59 h/km2 frente a los 91 de España), de un desarrollo armónico que ha conjugado el crecimiento económico y social con el respeto a la naturaleza, de la alta sensibilidad medioambiental de sus habitantes y de una avanzada política de gestión de los hábitats.

Protección de la naturaleza. Navarra cuenta con una Red de Espacios Naturales Protegidos formada por tres Reservas Integrales (487 Has), 38 Reservas Naturales (9.171 Has), 28 Enclaves Naturales (931 has), 2 Áreas Naturales Recreativas (459 has), 13 Zonas de Especial Protección para las Aves –también llamadas ZEPAS (71.805 has)–, 14 Áreas de Protección de la Fauna Silvestre (2.815 has), y 3 Parques Naturales (63.000 has). Destaca también la presencia de dos Humedales de Importancia Internacional.