Cooperación internacional en África con Tantaka

Descripcion de la imagen
FOTO: Cedida
REPORTAJE
Alumnos de la Facultad de Derecho desarrollan proyectos en Tanzania y Costa de Marfil Autor: Blanca Rodríguez

Claudia Ventura y Ángel Martos se subieron al avión sin saber qué les esperaba en África. Claudia, alumna de 2º de Derecho, viajaba a Tanzania, mientras que Ángel, de 2º de Relaciones Internacionales, lo hacía a Costa de Marfil. Durante un mes, trabajarían en proyectos de cooperación internacional.

Habían conocido la actividad por Tantaka, el banco de tiempo solidario de la Universidad de Navarra, y llevaban meses pensando el aquel momento. Encontraron, cuentan, más de lo que esperaban: retos diarios, un aprendizaje continuo, una nueva cultura y el cariño infinito de los niños, padres y profesionales que encontraron en la ciudad de destino.

Tanzania

Claudia Ventura, de 2º de Derecho, llegó a Nambala, una pequeña población de Arusha, en Tanzania. En el colegio, “las mujeres que trabajaban allí siempre estaban sonriendo, como si todos los días fuesen el día más feliz de sus vidas, a pesar de tener vidas personales mucho más duras de lo que podríamos imaginar”, recuerda.

Claudia trabajó en labores diversas, en cuanto tenía oportunidad: cocinando, limpiando o fomentando la higiene entre los niños del colegio, enseñando a los profesores aspectos básicos de ordenadores e internet, preparando juegos, bailes y actividades didácticas para un campamento de verano que se celebraba por las tardes…Tareas que realizaba junto a otros compañeros de las facultades de Derecho, Económicas y de la Escuela de Ingenieros, que también estuvieron en el Centro Eloni, donde más de cuarenta niños tienen la oportunidad de acceder al sistema educativo.

Como apunta Tantaka, en Tanzania la educación no es gratuita entre el año de edad y los seis años, y hay familias con dificultades económicas que no pueden proporcionar a sus hijos educación, una alimentación adecuada o atención médica.

Un profesor del centro durante una de las clases con los niños

Un profesor del centro durante una de las clases con los niños FOTO: Cedida

 

“Hemos aprendido y nos han ayudado mucho más a nosotros que al revés. Salir fuera nos permite desarrollar los valores que la Universidad nos transmite a lo largo de nuestras carreras. Esta experiencia lo multiplica todo, te hace valorar y, en definitiva, ser mejor persona”, asegura.

A pesar de los momentos difíciles, “en los que te replanteas todo y enfrentas situaciones cotidianas a las que no estamos acostumbrados”, los conflictos “se convierten en insignificantes cuando estás rodeado de personas maravillosas que te dan todo su cariño nada más conocerte. Creo que es la mejor decisión que he tomado y ojalá en un par de años podamos volver y ver el nuevo colegio acabado y funcionando”.

Durante la estancia, los voluntarios ayudaron a edificar un nuevo edificio para la escuela

Durante la estancia, los voluntarios ayudaron a edificar un nuevo edificio para la escuela FOTO: Cedida

 

Costa de Marfil

Ángel Martos, de 2º de Relaciones Internacionales, realizó el voluntariado en Costa de Marfil junto con su hermano, Baltasar Martos, de 4º de RRII, y estudiantes de la Escuela de Enfermería. Lo desarrollaron en el Centro Médico-Social WALÉ, un establecimiento de sanidad primaria que ofrece servicio sanitario a personas de escasos recursos económicos de Yamoussoukro.

“Es una experiencia que se tiene que vivir, al menos, una vez en la vida. Sacamos todo el jugo a la oportunidad de vivir con los marfileños, de quienes aprendimos una infinidad de cosas. Es cierto que te llevas mucho más de lo que aportas en todos los aspectos: tanto laboral como social”, cuenta Ángel Martos, que estuvo realizando tareas de asesoría, gestión de datos o evaluación de peso, talla e IMC de los niños de los poblados.

 

Voluntarios en el Centro Médico-Social WALÉ

Voluntarios en el Centro Médico-Social WALÉ FOTO: Cedida

Asesoraban, por ejemplo, para fomentar “empoderamiento económico de las mujeres seropositivas en los pueblos de la zona, cuyos hijos sufrían habitualmente la malnutrición”. Una experiencia que, explica, complementa “increíblemente y de muy diversas maneras” la formación del Grado que estudian, pues, entre otras, “la gestión de proyectos y la administración de las ONGs son elementos clave en las relaciones internacionales”.

Los proyectos de Tanzania y Costa de Marfil, que promueve Tantaka, están comprometidos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 fijados por la ONU. Entre ellos, abordan los referentes a salud y bienestar, educación de calidad, igualdad de género, agua limpia y saneamiento, trabajo decente y crecimiento económico y alianzas para lograr los objetivos.

 

Baltasar y Ángel Martos durante la estancia en Costa de Marfil

Baltasar y Ángel Martos durante la estancia en Costa de Marfil FOTO: Cedida

 

El centro apoyaba el empoderamiento económico de las mujeres en los pueblos de la zona

El centro apoyaba el empoderamiento económico de las mujeres en los pueblos de la zona FOTO: Cedida

 

 

Haz tu valoración:
Valoración:
Valoración: (0 Votos)
Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta: