Saltar al contenido

Paco se nos ha ido. Y lo ha hecho como era él, coherente hasta el final: sin hacer ruido, sin molestar. Pero su recuerdo siempre permanecerá. En su amplio legado periodístico, en tantas promociones de alumnos a las que formó y, sobre todo, en la memoria de todos aquellos que pasamos por su vida.

Paco, en la Facultad, fue profesor, compañero, jefe, maestro. Amigo. Descansa en paz, compadre, y míranos desde arriba con el mismo orgullo como con el que nosotros te recordamos.