El físico Jorge Mira afirma en la Universidad que no cambiar la hora sería como llevar abrigo en verano o bermudas en invierno

Miembro de la Comisión para la reforma de la hora oficial en España, es partidario del cambio de hora para favorecer la sintonización de la población con el ciclo solar

Descripcion de la imagen
El físico Jorge Mira. FOTO: Manuel Castells
28/03/19 10:28 Chus Cantalapiedra

“Yo uso bermudas en verano y abrigo en invierno, mantener el horario de invierno en verano sería como llevar abrigo en verano, y mantener el horario de verano en invierno sería como llevar bermudas en invierno”. Así lo ha afirmado en la Universidad de Navarra Jorge Mira, catedrático del Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Santiago de Compostela. Durante su visita al centro académico, con motivo de su participación en un seminario del grupo ‘Ciencia, razón y fe’, habló de cuestiones muy diferentes al cambio de hora, como Lemaître y la teoría del Big Bang.

El profesor Mira es uno de los trece expertos que forman parte de la comisión de expertos nombrada por el Gobierno de España para el estudio de la reforma de la hora oficial. Ellos son los encargados de la elaboración del informe de evaluación de las disposiciones reguladoras del cambio horario, así como sobre la conveniencia de mantener en nuestro país la hora de Europa Central.

Afirma que el cambio estacional de hora “es la manera más racional de adaptarse a las cambiantes condiciones de luz-oscuridad del planeta Tierra, que tiene su eje de rotación desviado con respecto al de su órbita alrededor del Sol”. Señala que esa desviación hace que, en la franja norte de España, la diferencia entre día-noche sea de 6.45 horas en el solsticio de verano, que solo tres meses después esa diferencia no exista, y que otros tres meses más tarde ya sea de más de seis horas a favor de la noche.

Se muestra partidario del cambio de hora, pese al pequeño “desajuste” que se pueda producir los días del cambio en las personas, porque favorece la sintonización de la población con el ciclo solar, no tanto por el ahorro energético. “El cambio estacional de hora es un pacto: tenemos ese salto de hora dos veces al año, pero a cambio podemos disfrutar de una hora más de luz solar por la tarde durante siete meses. Es un cambio de una pequeña molestia de unos días por un beneficio de siete meses. Para mí la balanza está clara”, asegura.

“Suprimir una hora de luz por la tarde reduciría la actividad económica en zonas turísticas”

Sobre el impacto que tendría en la actividad económica global de nuestro país, el profesor Mira asegura que “la supresión de una hora de luz por la tarde reduciría la actividad económica, sobre todo en zonas turísticas”.

Además, afirma que si se mantuviese el horario de invierno (UTC+1) todo el año, “en Barcelona estaría amaneciendo antes de las 6h. de la mañana durante cuatro meses al año”. Y que si se mantuviese el horario de verano (UTC+2) todo el año, “en Galicia estaría amaneciendo entre las 9h. y las 10h. durante cuatro meses al año”.

También hace hincapié en la posición que van a adoptar otros países europeos ante un posible cambio de hora similar para todos. Recuerda que Portugal ya ha dicho claramente que no quiere mantener el mismo horario todo el año, porque va contra la racionalidad científica: “Portugal es el mejor experimento social del mundo sobre este tema, porque ha probado a lo largo de un siglo todas las configuraciones posibles de la hora, y por prueba-error ha concluido que tener horario de invierno en invierno y horario de verano en verano es lo mejor. Deberíamos aprender de ellos”. 

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde: