7 de mayo de 2007

Ciclo de conferencias

ARTE SACRO Y ARTE CONTEMPORÁNEO

Usos y conservación del templo y del arte sacro

D. Alfonso Rodríguez G. de Ceballos

 

La forma y la estructura del espacio, y no digamos el equipamiento y mobiliario del templo católico, se han acomodado, desde su aparición en el siglo IV, a la administración de los sacramentos, al reposo exigido por la oración, al fomento del culto y de la devoción y, en general, al desarrollo de los ritos litúrgicos. Estas exigencias fundamentales, determinadas por el uso y las distintas funciones de la iglesia cristiana, han permanecido inalterables aunque acomodadas a las variantes exigidas por las diversas épocas y servidas por los distintos lenguajes artísticos. El Concilio Vaticano Segundo promocionó una nueva forma de liturgia más acomodada a nuestros tiempos mediante la cual el pueblo cristiano pudiese ser más participativo en los cultos. Pero mandó respetar, mediante acertadas decisiones que luego han sido glosadas y explicitadas tanto por el nuevo Código de Derecho Canónico como por las directrices pastorales de las distintas diócesis, los espacios, las imágenes y el mobiliario litúrgico de los antiguos templos como recuerdo de una manera de expresarse la liturgia diferente a la de hoy, distinguiendo entre la perentoria conservación y respetuosa restauración de esos templos, y las nuevas iglesias que en adelante se construyesen, donde se dejaba libertad a los arquitectos y artistas y se estimulaba su creatividad para dar nueva forma a las nuevas exigencias de la renovada liturgia. En la conferencia se examinan los abusos y extralimitaciones que se ha cometido muchas veces en la restauración de los viejos templos, abusos que nada tienen que ver con lo legislado en los diversos documentos sobre esta materia emanados de la autoridad eclesiástica.
 

Grabado anónimo, "Iglesia papista"

Grabado anónimo, "Iglesia papista", s. XVI

Grabado anónimo, "Iglesia reformada"

Grabado anónimo, "Iglesia reformada", s. XVI