21 de abril de 2010

Curso

EL CAMINO DE SANTIAGO Y LAS RAÍCES DE OCCIDENTE

El Camino de Santiago en Estella

D. Román Felones Morrás.
Catedrático de Geografía e Historia del I.E.S. Tierra Estella

 

El curso “El Camino de Santiago y las raíces de occidente” contemplaba en su desarrollo tres salidas a otros tantos lugares representativos de la ruta jacobea. El 21 de abril, en una tarde soleada y primaveral, se realizó una visita a Estella que contó con algunos alicientes adicionales.

La visita se inició con una breve conferencia introductoria titulada “Estella y el Camino de Santiago”. Se impartió para una mayor comodidad de los asistentes en el interior de la iglesia de San Miguel de Estella, a cuyo párroco, David Galarza, queremos agradecer su permanente disponibilidad en cuantas ocasiones se requiere su ayuda. 

La ciudad actual de Estella es la suma de varias ciudades en una sola: la ciudad jacobea, nacida por y para el Camino; la ciudad mercantil, estructurada en torno a las ferias; la ciudad militar, con un gran conjunto defensivo, definido ya en el siglo XIII; la ciudad eclesiástica, con 22 templos de diverso origen e importancia; y la ciudad administrativa, centro de una comarca, Tierra Estella, que perdura hasta hoy. Sin desconocer ninguna, centramos la atención en la ciudad jacobea, objeto de nuestra visita.

Tras echar una ojeada al contexto histórico del año 1000, como fecha de referencia, y su evolución a lo largo del siglo XI, se procedió a desarrollar los hitos básicos del nacimiento del primer burgo navarro, siguiendo el guión perfectamente trazado por su más experto conocedor, don Ángel Martín Duque: existencia previa de la población de Lizarrara, llegada de grupos de emigrantes procedentes del sur de Francia al calor de la peregrinación, características de los mismos, concesión del fuero por Sancho Ramírez en 1077, y aparición de los sucesivos barrios. Este proceso dio lugar a un rápido y firme crecimiento, estimado en torno a 5.000 habitantes a mediados del siglo XIII. 

Se glosó posteriormente la presencia de lo jacobeo en la ciudad: construcción de iglesias, advocaciones de las mismas, hospitales vinculados a parroquias, cofradías destinadas a la atención a los peregrinos, leyendas y tradiciones arraigadas, frases dedicadas a la ciudad en la literatura jacobea, y presencia de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Estella.

Hoy, de acuerdo al estudio realizado por la profesora Carmen Jusué, todavía inédito, veinte representaciones de todo tipo, distribuidas por iglesias y conventos estelleses, testimonian el legado jacobeo de la ciudad.


La visita a la ciudad de Estella, a cargo de Román Felones, comenzó en la iglesia de San Miguel

La visita a la ciudad de Estella, a cargo de Román Felones, comenzó en la iglesia de San Miguel


La segunda parte de la sesión vespertina se dedicó a realizar el itinerario básico jacobeo de la ciudad: iglesia de San Miguel, barrio del mismo nombre, puente de la Cárcel con vistas panorámicas a los diferentes barrios y enclaves, iglesia del Santo Sepulcro, calle de la Rúa, plaza de San Martín y Palacio de los Reyes de Navarra. Una visita realizada por muchos, ya que formó parte del curso de verano del 2009 “Acercar el patrimonio. Estella, arte y camino”, pero que siempre depara sorpresas y nuevas visiones. Un recorrido que realizado en este Año Santo Jacobeo” permite unir cuerpo, espíritu, voluntad, empeño y anhelo con los miles de peregrinos que lo transitarán en su ruta a Compostela. 


puente de la Cárcel   fachada de la iglesia del Santo Sepulcro

Dos momentos de la visita a la ciudad, atravesando la ciudad por el puente de la Cárcel y contemplando la fachada de la iglesia del Santo Sepulcro
 

La mayor novedad de la tarde, por irrepetible, la constituyó la visita a la iglesia de San Pedro de la Rúa, sometida a un proceso de rehabilitación integral del conjunto. De la mano experta de José Luis Franchez, arquitecto de la Institución Príncipe de Viana y director del equipo técnico a quien es obligado dar las gracias por aceptar la invitación formulada, se tuvo la oportunidad de recorrer el interior, despojado de todo ornato y en trance de intervención, recibir las oportunas explicaciones técnicas relativas a los criterios de actuación y observar el resultado final del trabajo en las cubiertas y la cabecera del conjunto. Un trabajo, el realizado en San Pedro, que avanza en la idea de involucrar a la ciudadanía no sólo en el proceso final, sino también en la etapa de actuación propiamente dicha. Una etapa difícil, pero que reúne alicientes suficientes para avanzar en un proceso inexorable por socializar un bien, el artístico, normalmente rehabilitado con el esfuerzo de la ciudadanía a través del presupuesto público.

La tarde terminó con la satisfacción de haber podido comprobar, una vez más, que el Arte y el Camino se encuentran en un buen momento. Son de todos y para todos. Sólo hace falta tocar la tecla adecuada para que el gusto y la sensibilidad afloren y el goce estético se produzca. Confiemos en haberlo logrado, siquiera sea en una pequeña medida.


Los asistentes al curso pudieron acceder al interior de la iglesia de San Pedro de la Rúa

Los asistentes al curso pudieron acceder al interior de la iglesia de San Pedro de la Rúa, desde donde siguieron las explicaciones de José Luis Franchez, arquitecto de la Institución Príncipe de Viana encargado de la rehabilitación