11 de noviembre de 2010

Curso

LAS CLAUSURAS FEMENINAS DE NAVARRA EN EL ÁMBITO HISPANO.
Patrimonio, Arte y Arquitectura

Redescubriendo un patrimonio: tras las celosías de las clausuras navarras

D. Ricardo Fernández Gracia.
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

 

Las última décadas han supuesto un avance cualitativo y cuantitativo en el conocimiento de los bienes culturales de arte mueble que conservan los conventos y monasterios de religiosas de clausura en la Comunidad Foral. El primer gran paso para ello fue el inventario de sus piezas artísticas que recogió el Catálogo Monumental de Navarra, entre 1980 y 1997.

Conforme se fueron conociendo todos aquellos bienes, su conocimiento en todos los órdenes se ha ido perfilando en estudios monográficos de distinta índole, desde trabajos puntuales sobre algunas artes en determinados conventos, hasta numerosas fichas catalográficas en la mayor parte de las exposiciones que se han venido realizando en los últimos años, con temas de diversa índole. Monografías de temas como la Inmaculada Concepción o los belenes históricos en Navarra han tenido en las clausuras navarras siempre un referente inexcusable.

De una parte, vamos conociendo los retratos de sus fundadores y todo lo referente a los retablos que presiden sus iglesias, generalmente piezas muy notables dentro de los talleres regionales con aportes de diseños y bultos redondos importados de focos de referencia nacional. No faltan las esculturas de madera policromada, importadas desde Madrid, tanto en el siglo XVII como en la centuria siguiente, ni tampoco singulares obras aragonesas, napolitanas o hispanoamericanas.

El capítulo de los lienzos conservados en los mismos es importantísimo y un fiel exponente del triunfo de la pintura en el siglo XVII, particularmente de los pertenecientes a la escuela madrileña y de iconografía inmaculista. Al respecto hay que recordar que en dependencias de las clausuras se conservan obras de Juan Rici, Marcos Aguilera, Claudio Coello, José Ximénez Donoso, Escalante, Pedro Villafranca, González de la Vega, Francisco Camilo, Miguel Jacinto Meléndez o Antonio González Ruiz. Junto a obras firmadas por estos artistas se conservan otras de pintores establecidos en Navarra, singularmente de Vicente Berdusán, y de otras obras de procedencia romana, francesa o novohispana.
El particular cuidado con que las religiosas custodiaron la plata durante el siglo XIX, escondiéndola, o dejándola para su cuidado a personas de su confianza, ha hecho que las sacristías de sus conventos conserven destacadas y cuidadas piezas de orfebrería de distintos talleres nacionales e internacionales.

Por lo que respecta al bordado, los grandes conjuntos de Agustinas y Agustinas Recoletas de Pamplona, Clarisas y Benedictinas de Estella corresponden a importaciones de talleres aragoneses y toledanos del siglo XVIII.
En cuanto al grabado, además de algunas planchas y estampas de tipo devocional, destaca la colección de estampas, adquiridas por la carmelita descalza Leonor de la Misericordia (Ayanz y Beaumont). Todas ellas fueron encuadernadas y numeradas en el siglo XVII, tras su adquisición por la citada carmelita, en los últimos años del siglo XVI.

Sin embargo, no quedan ahí en esas piezas de patrimonio material todo lo que atesoran nuestras clausuras, ya que desde el punto de vista inmaterial aún se pueden perseguir el uso y función de muchos bienes culturales, porque sorprendentemente, la desconocida vida de las clausuras se nos revela como acervo de espiritualidad y rica vivencia de los ciclos del año litúrgico, vivencia que constituye un todo coherente, donde aún se rastrean características de la piedad de épocas pasadas.

Resulta difícil, por ejemplo, evocar la celebración de la Navidad de los siglos pasados, de sus celebraciones, sus usos y costumbres. Para reconstruir parte de aquel pasado por la vía inmaterial, aún contamos con unas fuentes de información importantes. El hecho de que las comunidades sigan viviendo, en muchos casos y pese a los avatares de la historia, en la misma construcción de la fundación y de haber heredado unas tradiciones seculares, hacen de esos lugares unos testimonios, sin igual, de la memoria colectiva y de claves de la religiosidad.

Arqueta eucarística

Arqueta eucarística. Bernardo Peña. 1694. Monasterio de Tulebras

Relicario de Agustinas Recoletas de Pamplona

Relicario de Agustinas Recoletas de Pamplona