aula_abierta_itinerarios_6_6_texto

Casa principal de los Mutiloa

Originarios del palacio de Mutilva Alta, se trataba de una familia noble de rancio abolengo, que vivía de las rentas que proporcionaban sus posesiones y mayorazgos, ocupando la alcaldía y la diputación en varias ocasiones. Señores del palacio de Egües, fueron aumentando sus pertenencias merced a los matrimonios de sus miembros con el palacio de Andueza en el valle de Araiz. Uno de sus miembros, José, hijo del matrimonio formado por Juan José Mutiloa y Margarita de Lodosa y Andueza, buscó su porvenir fuera, concretamente estudiando en Salamanca, y posteriormente ocupando cargos importantes en la administración del Estado, llegando al Consejo de la Inquisición y al Consejo de Castilla, el más importante en 1730. En Madrid compatibilizó todo ello con negocios particulares, de la mano de hombres de negocios navarros. Al morir, su herencia favoreció en buen modo a su sobrino Vicente Pedro, entonces cabeza de la familia en Pamplona, y con ello reformó la casa familiar a partir de 1748. Destaca el hecho de que se conservara el primigenio escudo en el interior, para que quedase patente que el noble linaje de la familia asentaba sus raíces desde tiempos inmemoriales, al contrario que la nobleza de nueva planta, enriquecida rápidamente por negocios, muchas veces sospechosos.

aula_abierta_itinerarios_6_6_imagen

Casa principal de los Mutiloa
Casa principal de los Mutiloa

aula_abierta_itinerarios_6_bibliografia

ANDUEZA UNANUA, Pilar, La arquitectura señorial de Pamplona en el siglo XVIII. Familias, urbanismo y ciudad, Pamplona, Gobierno de Navarra, 2004.

aula_abierta_itinerarios_6_mapa