Monasterio de Tulebras

Promotores

Destaca como impulsor de la reforma renacentista del templo el arzobispo de Zaragoza don Hernando de Aragón y Gurrea (1418-1575), uno de los personajes más destacados del siglo XVI en Aragón como político, mecenas y hombre de Iglesia. Gracias a su intervención como visitador general del Cister su influencia también llegó a tierras navarras llevando a cabo, gracias a su ayuda económica, la reconstrucción de la bóveda, siendo uno de los más bellos ejemplos del entorno. Estas reformas se realizaron bajo el abadiado de dos destacadas y carismáticas mujeres, cuyas gestiones para recaudar fondos para las obras fueron decisivas; Doña María de Beaumont y Navarra (1547-1559) y doña Ana Pasquier de Eguaras (1559-1573). La primera pertenecía al noble linaje de los Beaumont y Navarra, hija del Condestable de Navarra y tercer miembro de la familia que ocupaba el abadiado del monasterio en aquel siglo. La segunda, era hija de los señores de Barillas, distinguida y rica familia residente en Tudela con gran vinculación con la Orden del Cister en la que ingresaron varios de sus miembros.

 

 


Foto: Carlos Becerril

  • Bibliografía

    GARCÍA M. COLOMBAS, M.B., Monasterio de Tulebras, Gobierno de Navarra, Departamento de Educación y Cultura, Institución Principe de Viana, Pamplona, 1987

    ORBE Y SIVATTE, A., Monasterio de Tulebras. Un oasis para la contemplación, nº60, Edilesa, 2001

    REAU, Louis, Iconographie de L’Art Crrétien. (5 vols.), vol. 1, París 1956, p. 22

    RECONDO, J.M., “Monasterio de Tulebras”, TCP, nº 127, Pamplona, Diputación Foral de Navarra, 1972

    TARIFA CASTILLA, M.J., La arquitectura religiosa del siglo XVI en la merindad de Tudela, Gobierno de Navarra, Departamento de Educación y Cultura, Institución Príncipe de Viana, Pamplona, 2005.