Monasterio de Tulebras

Bóveda

La cubierta primitiva probablemente de cañón apuntado, no se conserva ya que las bóvedas actuales son de la segunda mitad del siglo XVI, momento en el que tuvo lugar la gran empresa constructiva, dando lugar a uno de los ejemplos más bellos de la región. Se realizaron para sustituir el anterior, de madera, que se encontraba muy deteriorado. Para levantarlas fue necesario elevar la altura de la iglesia. Las cinco bóvedas son de ladrillo enlucidas al interior, con un mismo diseño estrellado de nervios mixtilíneos que forman una estrella de cuatro puntas. Todas las claves aparecen decoradas, las secundarias con motivos florales de yeso de disposición circular y las principales con grandes florones de madera dorada de disposición circular formados por candelabros, motivos vegetales, que son como un foco luminoso de las bóvedas. Así mismo en las claves aparece el escudo de don Hernándo de Aragón. También es de esta época el arco triunfal de medio punto con cajeamientos y florones.

 

 


Foto: Carlos Becerril

  • Bibliografía

    GARCÍA M. COLOMBAS, M.B., Monasterio de Tulebras, Gobierno de Navarra, Departamento de Educación y Cultura, Institución Principe de Viana, Pamplona, 1987

    ORBE Y SIVATTE, A., Monasterio de Tulebras. Un oasis para la contemplación, nº60, Edilesa, 2001

    REAU, Louis, Iconographie de L’Art Crrétien. (5 vols.), vol. 1, París 1956, p. 22

    RECONDO, J.M., “Monasterio de Tulebras”, TCP, nº 127, Pamplona, Diputación Foral de Navarra, 1972

    TARIFA CASTILLA, M.J., La arquitectura religiosa del siglo XVI en la merindad de Tudela, Gobierno de Navarra, Departamento de Educación y Cultura, Institución Príncipe de Viana, Pamplona, 2005.