7 de octubre de 2009

Conferencia

 

En torno a una exposición: Ruiz de Eguino en la Ciudadela de Pamplona

D. Francisco Javier Zubiaur Carreño.
Museo de Navarra

 

La conferencia se centró en el comentario de la exposición escultórica “Formulaciones en el espacio”, que se desarrolló en el Pabellón de Mixtos de la Ciudadela de Pamplona entre el 18 de septiembre y el 15 de noviembre de 2009, y la presentación de la personalidad polifacética de su autor, Iñaki Ruiz de Eguino, quien explicó, junto con el historiador del arte Francisco Javier Zubiaur, los temas de su búsqueda formal y su evolución particular.

Tres ideas fueron destacadas:
En primer lugar, la polifacética personalidad de este artista, nacido en San Sebastián en 1953, escritor, crítico de arte, comisario de exposiciones, pintor y escultor a un tiempo, aspectos que se derivan de su perpetua inquietud, de su inclinación a la investigación, y de su capacidad de trabajo.

Ya como artista, y en relación con lo expuesto, se resaltó su investigación formal y espacial, que se desenvuelve a lo largo de varias fases sin renunciar a priori a ningún procedimiento ni material de ejecución: 
- Pintura expresionista abstracta de orden lírico y voluntad espacialista entre 1973 y 1976.
- Su interés por la construcción formal a partir de 1978, que lleva a la pintura y la serigrafía (serie “realismo cosmogónico mágico”).
- El avance de sus indagaciones con la serie “Pintura tetra dimensional”, desde 1982, que le alinea como artista abstracto-geométrico conectado con las vanguardias clásicas, centrándole en el análisis del espacio infinito. Son sus vectores la claridad del diseño, la simplicidad de las formas, la escala y la modulación lumínica-cromática, y su resultado una ordenada serenidad y una sugestiva musicalidad de ritmos y formas compensatorias que, por su dinamismo, está cerca del constructivismo ruso.
- Mediados los 80, el contacto con Oteiza, Chillida y Mendiburu, le lleva a volver a hacia la escultura que había abandonado a principios de los 70 en beneficio de la pintura y el grabado. Aborda la escultura desde distintos presupuestos: cubismo sintético, constructivismo, y, en la pintura, neoplasticismo, reafirmándose en la investigación espacial de tendencia abstracta, a la que no es ajena su relación con Morellet, uno de los precursores del minimalismo y cultivador del cientifismo óptico. En esta fase se encuentra su obra todavía, y parte de su resultado se puede apreciar en la exposición objeto de análisis.

Y, en último lugar, la fusión en su obra de tales corrientes abstracto-geométricas europeas, del más puro vanguardismo, con la escultura vasca de nuestra contemporaneidad, con la que comparte respeto a la materia y al espacio vital circundante, superación de apariencia y búsqueda de estructuras invisibles, más gravedad estilística en lo formal. A estas constantes, Ruiz de Eguino añade un sentimiento hacia la belleza, más o menos controlado, tanto en su escultura como en su pintura abstracta, que le aleja del puro geometrismo científico aproximándole a los abstractos líricos.
 

Construcción con unidades planas en espacio XVII

Iñaki Ruiz de Eguino, "Construcción con unidades planas en espacio XVII". 
1985/2007. Taller Hondarribia

Habitación mística

Iñaki Ruiz de Eguino, "Habitación mística". 1989/2006. Taller de Hondarribia

Monumento a la Cereza de Milagro

Iñaki Ruiz de Eguino, "Monumento a la Cereza de Milagro". Parque de la Paz. Milagro