20 de marzo de 2012

Conferencia

 

En torno a un capitel gótico navarro. La escalera celeste en el arte de la Edad Media Occidental.
Una imagen de la búsqueda del cielo

D. Christian Heck.
Catedrático de Historia del Arte de la Universidad Charles de Gaulle- Lille 3

 

El arte medieval concedió gran importancia a la escena de la Escalera de Jacob, descrita en el Génesis : Jacob dormido ve en su sueño a los ángeles que suben y bajan de una escalera entre la tierra y el cielo, sobre la cual se encuentra Dios. Pero a partir de una interpretación, aparecida en los Padres de la Iglesia, que hace de la escalera de Jacob el modelo de camino propuesto a los hombres, otro tema iconográfico, el de la escalera celeste, se desarrolla en el arte medieval. Desde el siglo IV hasta comienzos del siglo XVI, la escalera celeste, que el cristiano debe subir para acercarse al cielo, aparece en la miniatura, la pintura mural, la escultura, el grabado... Desde los escritos de los primeros cristianos a los de San Benito, San Bernardo, Buenaventura o Dante, la escalera celeste se integra en diversas espiritualidades, desarrollándose en el siglo XII en el mundo monástico, antes de asociarse a partir del siglo XIII a las obras didácticas y morales, en particular entre los mendicantes, y después a la mística femenina y a la devoción de los laicos. Alegoría de la ascensión espiritual, la escalera celeste expresa al mismo tiempo un ferviente deseo del cielo, y nociones fundamentales del pensamiento religioso medieval ; una cosmología y una topografía espiritual ; una historia del mundo en la que la Caída hace perder al hombre su lugar original, y la Encarnación de Cristo restablece la vía que permite el retorno ; una teología y una mística, concibiendo la elevación espiritual como una progresión por peldaños. Las obras presentadas muestran la aportación capital de un tema iconográfico, original y fecundo, a la concepción medieval del cielo y de la salvación.