20 de febrero de 2006

Ciclo de conferencias

NUEVAS LÍNEAS DE ACTUACIÓN EN EL PATRIMONIO

El retablo de Nagore: aprecio y conservación

Dra. Mercedes Jover Hernando.
Universidad de Navarra

 

Retablo mayor de la parroquia de San Julián y Santa Basilisa de Nagore

Retablo mayor de la parroquia de San Julián y Santa Basilisa de Nagore
 

La Parroquia de San Julián y Santa Basilisa de Nagore está presidida por un importante retablo mayor, gracias al aprecio que las sucesivas generaciones de habitantes y la Institución Príncipe de Viana han sentido por este bien.

El retablo mayor de la Parroquia de San Julián y Santa Basilisa de Nagore es un retablo Tardogótico que investigaciones recientes han atribuido al pintor vecino de Puente la Reina, Diego Polo y han fechado en torno al 1510. De pintura sobre tabla, en él se representa a los cuatro evangelistas en el banco, a los titulares, San Julián y Santa Basilisa flanqueados por santa Catalina, san Juan Bautista, san Sebastián y otra santa mártir (Santa Eulalia o Santa Fe), en el primer cuerpo y escenas con la vida de San Julián en el segundo cuerpo.

Con una azarosa e interesantísima historia material, estas tablas pintadas han sido sometidas a varias transformaciones y tratamientos, que incluyen un intento fallido de compra. Cabe destacar que en el año 1952 se desplazaron hasta Nagore los restauradores del Museo del Prado para restaurar el retablo, momento en el que fue redescubierto.

Recientemente y de manera rigurosa se le ha aplicado un tratamiento completo de conservación y restauración, que tras el estudio detallado, la limpieza minuciosa, la consolidación y desinsectación del soporte, la reintegración de faltas de policromía y la protección de las tablas ha permitido devolver a la parroquia su retablo mayor originario del siglo XVI.

Esta conferencia ha pretendido dar a conocer el retablo de Nagore desde otro punto de vista, entendiéndolo como un bien integrante del patrimonio cultural de Navarra en el que se aprecian las huellas que el paso del tiempo y su propia historia material han dejado.

Asimismo ha pretendido dar a conocer el tratamiento de conservación y restauración que se le aplicó en el año 1999, que frenó su deterioro y buscó legarlo a las generaciones futuras en las mejores condiciones posibles.