3 de octubre de 2013

Conferencias

 

Autores navarros en la Colección fotográfica del Marqués de la Real Defensa

D. Ignacio Miguéliz Valcarlos
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

 

El marquesado de la Real Defensa conserva una importante colección de fotografía que abarca desde el surgimiento de este arte hasta nuestros días, y que incluyen autores nacionales e internacionales. Dentro de la misma, y a pesar de que no constituyen sino una pequeña parte de la colección, hay que señalar las obras de procedencia navarra, tanto las tomadas por fotógrafos con estudio abierto en nuestra comunidad, como aquellas obras anónimas que tienen por temática paisajes urbanos, actos sociales y personajes del viejo reino. El origen de esta colección, producto de herencias y recopilaciones familiares, hay que señalarlo en el interés por la fotografía de don Tiburcio Mencos y Bernaldo de Quirós (1891-1969) y doña Isabel Doussinague Brunet (1907-1974), marqueses de la Real Defensa.


Don Joaquín y don Tiburcio Mencos y Bernaldo de Quirós

Don Joaquín y don Tiburcio Mencos y Bernaldo de Quirós
Emilio Pliego, c. 1896

 

Esta colección está formada por un conjunto de piezas que recorren la historia de la fotografía navarra de la mano de sus protagonistas, la familia Mencos, pudiendo comprobar gracias a ellas no sólo la evolución de este arte, sino también de la sociedad navarra a lo largo de este tiempo. Así, vemos obras de los primeros fotógrafos asentados en Pamplona en el siglo XIX, como Coyne, Ducloux o Pliego, de los que se conservan principalmente retratos de estudio. A ellos les sigue una serie de maestros que van a acaparar el trabajo en la capital navarra a lo largo del siglo XX, como Roldán, Galle, Gómez, Zaragüeta o Zubieta y Retegui, que se caracterizan por una fotografía documental, directa, ya que su objetivo no era realizar tomas artísticas, sino documentar el pulso diario de la vida de la ciudad a través de los acontecimiento reflejados en sus imágenes. En muchos casos estos reportajes tienen como fin la prensa gráfica, tanto navarra como nacional, para la que trabajan. Y junto a estos fotógrafos, se conservan una serie de fotografías anónimas, alguna de ellas realizada probablemente por diferentes miembros de la familia, que recogen el devenir de los principales acontecimientos acontecidos en Pamplona a lo largo de este tiempo, así como paisajes urbanos de dicha ciudad y otras localidades navarras, a lo que hay que sumar diversas escenas de las fiestas de San Fermín.
 

Don Tiburcio Mencos y doña Isabel Doussinague

Don Tiburcio Mencos y doña Isabel Doussinague
Foto Galle. 1958

 

Gracias a estas imágenes podemos comprobar también la rápida evolución experimentada por la fotografía a lo largo de la historia, tanto en cuanto a la técnica como en lo tocante a la temática de las mismas. De esta forma, dentro de las fotografías de origen navarro de la colección, conviven las imágenes realizadas a la albúmina por estos estudios durante el siglo XIX, con las gelatinas imperantes en el siglo XX. En lo relativo a la temática, vemos como entre los autores del siglo XIX predominan los retratos de estudio en formato de carte, tanto de visite, la más general, como de colibri, cabinet imperiale, todos ellos con artísticos sellos en los reversos. Mientras que en la fotografía de la siguiente centuria vemos ya como los retratos de estudio, que han experimentado una evolución técnica con respecto a los de la centuria anterior, conviven con fotografías de otras temáticas, desde celebraciones familiares a actos y acontecimientos públicos, tomados tanto en espacios interiores como en el exterior, sin olvidar las imágenes con temática sanferminera, que no podían faltar en una colección de fotografía navarra y que constituyen uno de los principales reclamos de estos fotógrafos.
 

Procesión de San Fermín

Procesión de San Fermín 
Zubieta y Retegui