13 de diciembre de 2005

Ciclo de conferencias en colaboración con el Ateneo Navarro

LA NAVIDAD EN LAS ARTES

700 años de Belenes Españoles

Dra. Letizia Arbeteta Mira

 

Adoración de los Magos

Adoración de los Magos. Convento de Agustinas Recoletas de Pamplona. 1731.


Una de las tradiciones más arraigadas en la Cristiandad es la de realizar los denominados "belenes" o "Nacimientos" en la época de Navidad. El belén consiste en un escenario con figuras móviles, que se arma temporalmente para evocar el nacimiento de Cristo. La historia de cómo se originó y cómo ha evolucionado hasta las formas que hoy conocemos abarca más de un milenio, con su antecedente en el culto a la reliquia del pesebre donde nació Jesús. El desarrollo del teatro medieval del ciclo de Navidad y la Epifanía y la favorable acogida por parte de las órdenes eclesiásticas, a raíz de un conocido episodio de la vida de San Francisco de Asís, son otros factores de su expansión por el mundo cristiano.
En cuanto a España, hay indicios de que ya en el siglo XIII existían representaciones figuradas de escenas sacras, incluidas las del ciclo de la infancia de Jesús y de que el belén como tal se conforma paralelamente al de Italia, donde tiene su origen.

A finales del siglo XV contiene ya en nuestro país los elementos principales y, a lo largo de los siglos XVI y XVII, se introduce en los ámbitos de la devoción privada y familiares. En Palma de Mallorca se conserva, además, uno de los más antiguos belenes europeos en uso, cuyas magníficas figuras han sido atribuidas a la familia Alamanno, autora también de los primeros belenes napolitanos, realizados en el siglo XV.

Sin embargo, el belén tradicional no es realista, pues consiste en una representación simbólica que plasma la visión mística de la Creación y su Creador en el misterio de la Encarnación, que alcanza su esplendor máximo en el Barroco. Esta visión es sustituida en el siglo XVIII por el costumbrismo pintoresquista y anecdótico afín al gusto rococó.

Quizás este punto pueda explicar la absurda y muy difundida creencia de que la tradición de realizar belenes fue introducida en España por Carlos III.

Finalmente, las modas orientalistas del siglo XIX evolucionan hacia los actuales intentos de reproducir el ambiente de Judea hace dos mil años. Además de religiosos, el belén posee toda una serie de valores iconográficos, artísticos, etnográficos, sociológicos e históricos que no se deben pasar por alto cuando se acometen estudios relacionados con estos temas. Grandes escultores de todas las épocas han realizado figuras y escenas relacionadas con el belén, mientras que monarcas y grandes personajes han disfrutado esta entrañable tradición. La conferencia, ilustrada con más de un centenar de imágenes, mostró todos y cada uno de los aspectos de la evolución del belén en España.