Publicador de contenidos

2017_05_29_opinion_FAR_martinez

Alfredo Martínez Hernández, Catedrático de Nutrición de la Universidad de Navarra e investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red CIBERobn

“Te llevamos al huerto” para una nutrición saludable

      
sáb, 27 may 2017 14:09:00 +0000 Publicado en Diario de Navarra

Este domingo 28 de mayo se celebra el Día Nacional de la Nutrición, impulsado desde hace varios años por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) con el objetivo de promover hábitos saludables entre la población. Este año el lema, “Te llevamos al huerto”, quiere poner en valor los beneficios del consumo cotidiano de frutas, verduras y hortalizas frescas.

En efecto, los alimentos de origen vegetal resultan imprescindibles para que una dieta sea equilibrada dado su aporte de fibra vegetal, minerales y vitaminas hidrosolubles, así como de otros compuestos bioactivos -como polifenoles, carotenoides o flavonoides-, que ayudan a mantener nuestra salud y evitar la enfermedad. Además, tanto las frutas como las verduras y las hortalizas poseen, en general, muy pocas calorías. Es decir, son alimentos poco energéticos, lo que les convierte en aliados imprescindibles para las dietas de mantenimiento.

El consumo de productos hortofrutícolas también ocupa un papel protagonista en dietas como la mediterránea y en otras como la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension, creada para ayudar a bajar la presión arterial, el colesterol y otras grasas en sangre) o la dieta RESMENA (Reducción del Síndrome Metabólico en Navarra, diseñada por investigadores del Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra). Esa presencia relevante de vegetales, hortalizas y frutas viene avalada por la evidencia científica de que estos alimentos resultan útiles para prevenir y tratar distintas enfermedades. En concreto, existen intervenciones nutricionales controladas que confirman que pueden evitar la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y, en cierta medida, prevenir la diabetes.

En el caso de la diabetes, el consumo -especialmente el de fruta- debe estar monitorizado debido a su contenido en carbohidratos sencillos y azúcares simples (glucosa y fructosa). Los hidratos de carbono se clasifican entre los que tienen bajo índice glucémico y los de alto índice glucémico. Los segundos elevan el nivel de glucosa en sangre con mucha rapidez. Las frutas, verduras y hortalizas presentan índices glucémicos variables, bajos en algunos casos y altos en otros, lo que explica que no se pueda recomendar su consumo general para las personas con diabetes, sino que haya que estudiar, de forma personalizada, el tipo de frutas, hortalizas y verduras convenientes.

Este concepto de Nutrición adaptada a las necesidades de cada individuo se conoce como Nutrición de Precisión. Su planteamiento parte de que cada alimento tiene unas características y cada persona posee unas necesidades y gustos concretos. Ambas realidades deben tenerse en cuenta para una nutrición personalizada óptima. Si todos somos diferentes genéticamente, y a eso le sumamos nuestra propia historia de vida -qué infecciones hemos pasado, qué intolerancias o alergias tenemos, nuestros gustos culinarios o preferencias por motivos culturales o religiosos, si padecemos alguna enfermedad, si realizamos ejercicio periódicamente o llevamos una vida sedentaria, etcétera-, una alimentación saludable exige conocer qué tipo de vegetales, en qué cantidad y de qué calidad nutricional necesita cada persona.

Por otro lado, la propuesta de este año en el Día Nacional de la Nutrición entronca muy oportunamente con la propia dieta tradicional de Navarra, en la cual verduras y hortalizas ocupan un lugar protagonista. Derivado de esa cultura que promueve los productos hortofrutícolas, el Informe de Consumo de Alimentación en España de 2016 –que elabora el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente- destaca que Navarra -junto con Aragón y Cataluña-, es la comunidad donde se consumen más hortalizas frescas (la media en España es de 82,61 kg/persona y año) y fruta fresca (la media española roza los 100 kg/persona y año), junto con Castilla León, País Vasco y Galicia. No obstante, la estadística también refleja que la mayor parte del consumo se centra en unas pocas hortalizas frescas (las patatas representaron el 27,3% del total), verduras y frutas (plátanos, manzanas y naranjas suman el 45% del total de fruta consumida en nuestro país).

Conviene no olvidar que una dieta debe ser satisfactoria, variada, segura y equilibrada. De esta tarea se ocupan en España AECOSAN (ligada al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente) y CiBERobn (perteneciente al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad), con el objetivo de promocionar el consumo preciso de alimentos, de modo que se prevenga o se trate la enfermedad, tanto desde una perspectiva comunitaria como personalizada.