Publicador de contenidos

2020_10_28_FYL_noticia_victoria_alvarez

Victoria Álvarez Musetti, alumna del Grado en Literatura y Escritura Creativa, presenta en Civivox una adaptación de la obra “Las tres hermanas”

Su trabajo fue seleccionado para ser representado en el ciclo “Una dirección propia. La mujer y la escena”

Descripcion de la imagen
Nuestra alumna Victoria Álvarez Musetti el pasado viernes, en los encuentros organizados en el Civivox de San Jorge, donde se celebró el ciclo "Una dirección propia. La mujer y la escena". FOTO: Cedida
28/10/20 10:58 María M. Orbegozo

Del 22 al 24 de octubre, el Civivox de San Jorge acogió el ciclo de teatro “Una dirección propia. La mujer y la escena”, organizado por la asociación “Tdiferencia”, en colaboración con el Instituto Navarro para la Igualdad y el Ayuntamiento de Pamplona.

Nuestra alumna Victoria Álvarez Musetti, estudiante de 4º del Grado en Literatura y Escritura Creativa (LEC) de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra, participó en el ciclo con su obra “Todo está allí”, una adaptación de “Las tres hermanas” de Chéjov.

En la siguiente entrevista comparte con nosotros el proceso de creación de la historia y su experiencia en el mundo de las artes escénicas.
 

P. ¿Cómo surgió la oportunidad de versionar una obra de teatro en este ciclo?

R. El verano pasado realicé prácticas en la primera edición del festival de artes escénicas “Rincones y Recovecos”, en la Ciudadela de Pamplona. Allí conocí “Tdiferencia” (Pamplona), organizadores de estos encuentros, y a la compañía “Teatro del Cuervo” (Asturias), con quien estoy trabajando en esta obra. Después de aquel festival, mantuve contacto con Sergio Gayol, su director, y pude enseñarle un relato que tenía escrito. Le interesó mi forma de escribir y me propuso adaptar con él “Las tres hermanas” de Chéjov. Sergio tenía experiencia en realizar adaptaciones de este tipo, pero buscaba una perspectiva diferente con el propósito de llegar a un público más joven y decidió confiar en mí. Aunque tenía mucha ilusión por participar en algo así, me daba miedo que me viniera muy grande.
 

P. ¿Es la primera obra de teatro que adaptas?

R. Desde siempre he tenido interés en el mundo de las artes escénicas, pero nunca me había propuesto escribir una obra de teatro, o por lo menos no ahora mismo. Sin embargo, al comenzar con el proceso de trabajo, se fue desarrollando de una manera muy natural, con calma y mucha implicación por parte de Sergio y después del resto del equipo. Sentí total libertad para probar y encontrar la manera más adecuada de trabajar para mí. Terminé de escribir la primera versión a principios de junio y en septiembre comenzaron los ensayos. 
 

P. ¿Podrías hablarnos de “Las tres hermanas” y de tu adaptación “Todo está allí”?

R. “Las tres hermanas” es la historia de una familia de comienzos del siglo XX que vive en una ciudad provincial en Rusia. El padre ha fallecido un año antes de que comience la acción y ya no ven el sentido de estar allí; las hermanas sueñan con volver a Moscú, la ciudad de su infancia. A lo largo de la obra, vemos cómo pasa el tiempo y la vida los va atrapando en un lugar en el que no quieren estar.

He vivido la experiencia de nacer en otro país, en mi caso Uruguay, y sentir que no perteneces al lugar donde vives y tampoco del todo al lugar donde has nacido. También tengo la experiencia de vivir la pérdida de un ser querido muy cercano y entender esa sensación de la ausencia. Era un punto fuerte desde el que partir, pero más allá de lo personal, en la obra se podían apreciar temas universales que nos afectan a todos como el amor, los sueños, la soledad, los miedos y las frustraciones, algo de lo que me apetecía hablar.

Para la adaptación, decidimos contextualizar la obra en un espacio y tiempo que culturalmente lo sintiéramos más cerca de nosotros y los protagonistas pasaron a ser los hijos de un matrimonio exiliado en la Argentina de los años 50. Aunque al final la obra termina siendo más bien atemporal, de este modo teníamos un tiempo en el que inspirarnos. En este caso, el padre también fallece un año antes de comenzar la acción y su ausencia se hace presente durante toda la obra. Sin embargo, en este caso no son tres hermanas sino dos. 

Irene es la más joven y sueña con volver a España y llevarse a Olga, su hermana mayor, que vive recreándose en el pasado. Las dos tienen en común que viven en un tiempo inexistente. También está Andrés, el hermano mediano y artista de la familia, quien se casa con Natalia, originaria de Argentina. Ésta, con su entrada en la casa, marca un punto de inflexión. Es quien más vive con los pies en la tierra y se va imponiendo. Por último está Alejandro, el médico de la familia, que poco a poco se va integrando en la vida de nuestros protagonistas y aporta un punto de vista externo a la situación, además de sus propios conflictos personales. Con el paso de los años vemos cómo la vida, el trabajo, el tiempo, atrapan a los personajes y van dejando sus sueños a un lado, pero sin renunciar a ellos, lo que les genera más frustración.

Aunque intentamos mantener la esencia de la obra de Chéjov, el resultado es bastante diferente. Primero, por el contexto y la mirada desde la que está escrita, y segundo, porque al reducir el número de personajes éstos ganaron en complejidad. El título de esta versión es “Todo está allí”, porque la felicidad siempre está allí, donde no estamos nosotros.
 

P. A la hora de escribir esta adaptación, ¿han sido de utilidad los conocimientos adquiridos en el Grado en Literatura y Escritura Creativa (LEC)?

R. Muchísimo, sobre todo a la hora de analizar el texto original en primer lugar. Durante la carrera he ido adquiriendo la capacidad de analizar y profundizar en la complejidad de los textos, y aunque todavía me queda mucho por aprender, seguramente antes de empezar el Grado no hubiera sido capaz de fijarme en muchos de los detalles que tiene esta obra. 

También lo he notado en el proceso creativo. A lo largo de la carrera hemos ido haciendo pequeños trabajos de escritura creativa para ir probando, y sin esa base creo que me hubiera costado mucho más dar el primer paso y organizar la forma de trabajar. Pero es cierto que en cuanto a técnicas de escritura y desarrollo del texto no fue hasta que me puse a trabajar en un proyecto de estas dimensiones que los puse en práctica y sentí que estaba aprendiendo a escribir realmente.
 

P. En un futuro, ¿te gustaría dedicarte a la producción de obras teatrales?

R. La verdad es que es un mundo que me interesa mucho y del que estoy disfrutando. Además, en estos primeros pasos que he dado, me he sentido muy acogida. Tengo ganas de seguir descubriendo lo que me puede aportar el teatro, así que ahora mismo diría que sí. Me encantaría poder dedicarme a esto o, al menos, tener más experiencias así.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta