Publicador de contenidos

El profesor Juan José Pons explica las claves de la gestión de la movilidad urbana

El profesor Juan José Pons explica las claves de la gestión de la movilidad urbana

23/11/10 16:20
Descripcion de la imagen
Juan José Pons FOTO: Manuel Castells

Entrevistamos a Juan José Pons, profesor del departamento de Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Navarra, sobre la gestión de la movilidad urbana. El experto pronunció recientemente la conferencia inaugural del I Curso 'Gestión de la movilidad urbana en Castilla y León', organizado por el Ayuntamiento de Burgos y el Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN).

¿Puede explicarnos en qué consiste la gestión de la movilidad urbana?

Se trata de un enfoque integral, basado en mejorar la calidad de las ciudades, manteniendo o mejorando la accesibilidad de sus habitantes a cualquier punto y minimizando los efectos negativos del actual modelo de movilidad, caracterizado por su fuerte consumo energético, generación de contaminación atmosférica y acústica, un gran empleo de espacio, etc. En definitiva, dadas las actuales circunstancias, en las que los automóviles son los causantes de la mayor parte de esos problemas, se trataría de ver en qué medida se logra una utilización más racional del coche, potenciando al mismo tiempo otros medios alternativos.

¿En qué situación se encuentra España en esta materia frente al resto de Europa?

Yo diría que llevamos un cierto retraso con respecto a los países más avanzados en la materia, como pueden ser Holanda, Alemania, Dinamarca, Austria, etc. No obstante, resulta difícil responder de forma tan general porque, más que de países, tendríamos que hablar de ciudades concretas. En este sentido, en España hay algunas localidades muy interesantes, que se sitúan en vanguardia y son consideradas buenos ejemplos a escala europea, como es el caso de San Sebastián o Burgos, por citar algunas cercanas.

¿Hacia dónde apuntan los cambios?

Se actúa en muy diversos campos. De hecho, lo más propio de este enfoque es diversificar las opciones de movilidad. Como decía antes, se trata de no poner todos los esfuerzos en mejorar el tráfico, que es una apuesta que se viene demostrando desde hace décadas ineficaz, sino en introducir mejoras que permitan que el transporte público, las bicicletas y -sobre todo- los peatones tengan su espacio y puedan "competir" ventajosamente con el vehículo privado. Por tanto, los cambios afectan a diferentes modos de desplazamiento urbano y se deben considerar tanto en el momento en el que se diseñan las ciudades, como en la forma en que estas se gestionan.

¿Qué avances se están produciendo?

De unos años a esta parte, se empieza a notar un interés creciente por los temas de movilidad. Los planes urbanísticos y territoriales van incorporando criterios que, al menos sobre el papel, están pensados para hacer las ciudades más sostenibles; se han comenzado a realizar planes de movilidad urbana sostenible, que es una figura todavía novedosa en España, pero que en Francia tiene ya un recorrido de tres décadas; existe una notable demanda de formación en este campo, etc. Todo ello hace pensar que políticos, técnicos y ciudadanos en general han empezado a seguir con mayor interés los asuntos relacionados con la movilidad urbana.

¿Ayuda una buena gestión de la movilidad urbana a generar espacios respetuosos con el medio ambiente? ¿Cómo?

Por supuesto. Las ciudades y los barrios en los que se consigue disminuir la presión del tráfico de automóviles mejoran notablemente su calidad: disminuyen las emisiones de contaminantes, el ruido baja, se generan espacios de mayor confort urbano y más seguridad para el paseo o para que los niños puedan jugar, etc. De hecho, está comprobado por estudios empíricos que las calles con menos tráfico o con una limitación de velocidad favorecen la vida y la interacción social de sus habitantes.

Para lograrlo se puede actuar con diferentes técnicas: creación de redes peatonales y ciclistas adecuadas, priorización del transporte público, peatonalizaciones, medidas de calmado de tráfico, creación de espacios compartidos, etc. Probablemente, la apuesta más valiente es la creación de las denominadas ciudades sin coches -carfree cities-, con un buen número de experiencias en Europa y en Estados Unidos.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta