Publicador de contenidos

22_10_21_edu_ansiedad

Luis Ángel Díaz Robredo, psicólogo: "Uno de los miedos irreales durante un ataque de ansiedad es la sensación de poder morirse en ese momento"

Claves, síntomas y cómo afrontar la ansiedad, temas de un coloquio celebrado en la Universidad


FotoManuel Castells/

21 | 10 | 2022

¿Cómo se diferencia el estrés de la ansiedad? o ¿qué síntomas tiene y cómo se previene un ataque de ansiedad? Estas fueron algunas claves que se abordaron en una mesa redonda celebrada en la Universidad de Navarra sobre esta emoción que sufren cada vez más jóvenes en la actualidad.

Uno de los miedos irreales que sufre una persona durante un ataque de ansiedad es la sensación de que puede morirse en ese momento. Aunque se tenga una sensación de ahogo y taquicardia, estos episodios no producen problemas cardíacos y respiratorios”. Así lo afirmó Luis Ángel Díaz Robredo, psicólogo y profesor de la Facultad de Educación y Psicología. Por su parte, Cristina Vidal, psicóloga clínica del departamento de Psiquiatría y Psicología Clínica de la Clínica Universidad de Navarra, expuso que este tipo de ataques suelen tener una duración “de unos 10 minutos” y recalcó la importancia de saber que “aunque es un pico muy desagradable”, es importante recordar que este estado “no es peligroso” y que siempre remite

La ansiedad, según afirman los expertos, se relaciona principalmente con el miedo. “Cuando uno se muestra ansioso suele ser porque hay alguna situación que no está bien, tenemos tensión y el cuerpo se prepara para afrontar un posible peligro. Esta ansiedad es el miedo mantenido en el tiempo de que algo peligroso va a ocurrir”, explicó  Cristina Vidal.

Los expertos hablaron de los síntomas, factores y claves para prevenir la ansiedad. Entre estos últimos, destacaron el mantener unos hábitos saludables o planificar para preveer situaciones que puedan generar tensión. Respecto a los factores que la fomentan, señalaron la falta de sueño, consumir en exceso sustancias estimulantes, así como la falta de deporte y de una buena alimentación.

Sentir ansiedad no es lo mismo que sentir estrés, pero si existe una relación. Díaz Robredo explicó que el estrés tiene un mecanismo positivo porque “te activa y prepara para hacer algo”; la ansiedad, por el contrario, genera un malestar ligero, en aquellos casos más leves; o bien puede convertirse en algo más grave, experimentando una inquietud mayor.

Los expertos recalcaron que todas las personas experimentarán lo que es la ansiedad en algún momento de su vida “sin que sea algo patológico”. Según afirmaron, la sociedad actual rechaza la idea del malestar, generando y enviando mensajes sobre “cómo conseguir la felicidad”. Ideas y frases como “no tienes que preocuparte por esto o lo otro” ejercen una presión en las personas y no ayuda a disminuir la sensación de ansiedad. “La idea de que hay que erradicar la ansiedad es errónea. La vamos a sentir y hay que trabajarla para no desarrollar un trastorno”, concluyó Vidal.

Una de las claves, señalan los expertos, para conocer cuándo la ansiedad puede ser patológica y requerir ayuda profesional es la limitación que produce en nuestro día a día. “Cuando ya no podamos seguir con nuestras actividades y rutinas por la frecuencia e intensidad de la ansiedad”.

Este coloquio, moderado por Gonzalo Arrondo, psicólogo e investigador del grupo Mente-Cerebro del Instituto Cultura y Sociedad, se enmarca dentro del proyecto Salud y Bienestar, una de las iniciativas que se sitúan dentro del eje ‘Educación transformadora’ que la Universidad de Navarra ha puesto en marcha dentro de su estrategia 2025.

Síntomas, factores de la ansiedad y claves para su prevención

Claves para la prevenir episodios o situaciones que generan ansiedad:
 

  • Hábitos saludables: Mantener una alimentación saludable, eliminar el consumo de sustancias tóxicas, desarrollar relaciones sociales y actividades de ocio que nos hagan sentirnos bien, y tener un descanso diario a las 7-8 horas.

  • Planificar y tener una visión general.  Por ejemplo, analizar a qué situaciones me tengo que enfrentar en esta semana/mes que me generen más tensión. Planificar cuándo van a ocurrir y potenciar más estrategias de autocuidado: alimentación, tiempo para actividades de ocio, deporte… Tratar de ‘parar’ para desconectar la cabeza y volver a empezar.

Algunos síntomas de la ansiedad:
 

  • Sudoración excesiva

  • Pensamientos catastrofistas

  • Sensación de tensión interna

  • Inquietud física y mental

  • Preocupación excesiva por aspectos cotidianos

  • Taquicardia

  • Opresión en el pecho

  • Cefaleas

  • Dificultad para conciliar o mantener el sueño o sensación de no descanso tras el despertar

Algunos factores modificables que fomentan la ansiedad:
 

  • Falta de sueño. Dormir menos de 5 horas “te debilita”, provoca que afrontar el día siguiente sea más difícil: Tenemos menos capacidad física, psíquica y emocional, y hace que cualquier situación produzca una reacción emocional importante. La clave es asegurar el descanso nocturno.

  • Consumir en exceso sustancias estimulantes como el café.

  • Vida sedentaria

  • Una alimentación poco saludable o no equilibrada.

  • Estar en ambientes sociales continuamente estresantes o tener relaciones sociales inadecuadas

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta