Publicador de contenidos

null 2020-11-06-Noticia-ICC-Insausti

“Debemos desarrollar la capacidad humana de trascender nuestra propia época”

El profesor Gabriel Insausti imparte la VI Lección Los fines de la Educación.

Descripcion de la imagen
Gabriel Insausti. FOTO: Manuel Castells
06/11/20 11:59 Rocío del Prado

¿Cómo tomarnos nuestra época? ¿Qué actitud adoptar ante ella? ¿Debemos aceptar cuanto nos ofrezca o reservarnos el derecho a sustraernos a sus dictados? Estas y otras cuestiones fueron planteadas por el profesor, poeta y escritor, Gabriel Insausti, en la VI Lección “Los Fines de la Educación” del Instituto Core Curriculum, con el objetivo de entablar una “sana relación con nuestra época”. 

Bajo estos dilemas, el profesor planteó “el hecho de que inevitablemente vivimos en una época, pero podemos vivir declaradamente para ella o contra ella; entre ambos extremos, todas las modalidades que  quepa imaginar”, aclaró. 

Cada época tiene su personalidad, afirmó Insausti, un  imaginario, unos temas, unas líneas maestras que constituyen “los elementos de una narrativa que suponen una determinada lectura del pasado y que apuntan, que incluso incoan un futuro”, afirmó. Con ello, el poeta quiso recordar a Clío, la musa de la Historia, quien “es habitualmente la encargada de establecer cuáles son esos supuestos, ese lenguaje, ese imaginario”. 

A través de un breve repaso a algunas expresiones literarias, el docente expuso cinco ejemplos de cómo algunos escritores han respondido a estas preguntas (y lo que se han jugado en el envite). 

En primer lugar, Pierre Drieu La Rochelle narra en su cuento "Se prohíbe la salida" el sometimiento a su época y las consecuencias que esto conlleva; en segunda posición, el poeta y premio Nobel, William Butler Yeats, a quien se le considera “padre de la patria” por vivir “con” su época. En tercer lugar, el escritor hispanoamericano, Nicolás Gómez Dávila, estudioso impenitente de los clásicos, que vivió “desde fuera” de la modernidad, a la que no dejó de fustigar  en las sucesivas ediciones de sus aforismos, que él llamaba “escolios”. El cuarto ejemplo fue el poeta alemán Hugo Ball, que describió su relación con su época en "La huida del tiempo" con estas palabras: "Más difícil que ofrecer resistencia a esta época es no preocuparse de ella". Por último, trajo a colación al poeta Joseph Brodsky, quien decidió vivir "sobre" su época, como si no existiesen las limitaciones a la libertad que le imponía el régimen soviético.

A lo largo de su intervención, Insausti denunció la falta de libertad de expresión que se vive en la época actual, cuya corrección política ahoga la capacidad crítica y el diálogo abierto y que amenaza con reducir a las catacumbas a todos aquellos que quieren pensar por libre.

Al finalizar su ponencia, el poeta recordó que vivimos en una época pelagiana, en la que “pensamos que podemos construirnos a nosotros mismos, en la cultura del mérito”. Frente a ello, animó a desarrollar la cultura del don, el hábito de la lectura, “que nos hace más libres” y la capacidad humana para trascender nuestra propia época.