Publicador de contenidos

20170303_ECO_eduardo_salvo

“Cuatro amigos, una furgoneta y una misión”

Así describe Eduardo Salvo (ECO'10) el proyecto solidario que emprendió hace dos años: TheWater Van Project

Descripcion de la imagen
03/03/17 16:02 Rocío del Prado

Graduado en ADE en la Facultad de Económicas, Salvo compartió en el Día del Patrón su experiencia en el viaje por la crisis mundial del agua, un problema que afecta hoy a 740 millones de personas.

Tras tres años y medio como Financial Analyst &Trader en Polaris, California; un máster en Berckley, y el grado de ADE en nuestra Universidad, Eduardo Salvo, apasionado de la escalada, podría decir que había conquistado su cima. Sin embargo, un día junto a Koke, Diego y Chechu, “sus amigos de toda la vida”, como él los define,  decidió recorrer el mundo por una causa solidaria: la crisis mundial del agua. Dos años más tarde, Edu y sus amigos han recorrido once países y han dado acceso a agua potable a más de 15.000 personas para los próximos diez años.

Ayudar, educar y promover son los objetivos que se marcaron los miembros de The Water Van Project en la lucha para combatir la crisis mundial del agua, 5º causa de mortalidad en el mundo."No sólo queremos aportar agua potable sino educar a la gente. Si les das un filtro para el agua pero no les explicas la importancia de que lo usen, dejaran de hacerlo” destaca Salvo. A través de filtros de potabilización; seminarios sobre la higiene y el uso responsable del agua; y la promoción de actividades solidarias;  estos cuatro amigos han recorrido poblados como el de Chiapa, en México;  Antigua Guatemala, en Guatemala; Esmeralda, en Ecuador o Cuzco en Perú. Como originalidad, no lo han hecho solos, sino en su furgoneta: “the water van”; con miles de micro-donaciones online y a través de las ONG’s locales.

Además de la labor social, con la que han repartido un total de 914 filtros  y han cambiado los usos del agua de 27 escuelas y 1200 familias en viajes de 9 meses, Edu, Koke, Diego y Chechu han podido visitar lugares paradisíacos y continuar con sus aficiones como la escalada, la fotografía o la montaña en excursiones como la subida al volcán Acatenango, en Guatemala. “Cada día, al ir a trabajar, sabíamos que cuando terminásemos íbamos a escalar ese volcán.La belleza de los lugares en los que estábamos formaba parte de nuestras motivaciones”, destaca Salvo.

Sin embargo, a la pregunta de qué has aprendido en The Water Van Proyect, Salvo no duda: “he aprendido a dar sin esperar nada a cambio. Saber que solo esperas el agradecimiento de la gente.  En Polaris, en el sector de las finanzas, aprendí mucho pero en The Water Van Project he aprendido a trabajar en un ambiente de trabajo increíble, a trabajar con amigos y con gente que realmente hace lo que le gusta”.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta