Header Schemes

Menú de navegación

Menú de navegación

Ruta de navegación

Tu&Co

Visor de contenido web (Global)

El programa Tu&Co de la Universidad mejora el asesoramiento personal del alumno con el desarrollo de competencias

REPORTAJE

18 | 01 | 2021

Texto

Un mentor es apoyo, un maestro, un consejero. En la Universidad de Navarra hay 1.216 que acompañan a 12.356 alumnos en la misión de salir al mundo con mejores herramientas, más sabios, más libres y mejores personas.


“Es un plus que nos ofrece la Universidad al alcance de todos; no es un desarrollo personal solo aplicable al mundo académico, sino a todos los ámbitos de la vida”

Irene de Dios, estudiante de 4º de Bioquímica, recibe un correo de su mentora. “Programa Tu&Co”, titula el asunto. No se lo piensa dos veces y decide hacer el Tu&Co, “un programa de conocimiento y desarrollo personal que nos ayuda a conocernos más, a conocer nuestras habilidades y capacidades”, expresa. Como Irene, otros 312 alumnos también han sentido esta inquietud en el año que lleva este programa disponible para los alumnos de la Universidad.

Es algo novedoso, que poco a poco se va implantando, y que requiere compromiso y madurez. Pero no es algo nuevo en sí, porque este programa se nutre de los casi 70 años de experiencia en asesoramiento de la Universidad. “Hemos desarrollado el programa con unas herramientas claras y más de 60 años de experiencias de profesores y alumnos”, expresa Álvaro Lleó, profesor de Tecnun y director académico del programa.

El Tu&Co se centra en 12 competencias, divididas en tres bloques: en el primero se parte de las competencias de autogobierno, como el equilibrio emocional y la capacidad de esfuerzo; en segundo lugar, están las competencias de gestión personal, como la gestión del tiempo y el autoconocimiento; y en tercer lugar se detallan las competencias interpersonales, como el trabajo en equipo y las habilidades sociales, entre otras.

El programa cuenta con un test inicial para el alumno, y otros tres más que los realizan tres personas de su entorno cercano. Así se podrá comparar cómo se ve él con cómo le ven los demás. De esta manera, no es solo la autopercepción sino la percepción de otras personas la que ayuda al alumno a conocer las habilidades y capacidades que posee. “Es un plus que nos ofrece la Universidad al alcance de todos; no es un desarrollo personal solo aplicable al mundo académico, sino a todos los ámbitos de la vida”, explica Irene de Dios.

Una vez rellenados los cuatro tests, al mentor le llega un informe de los resultados en un gráfico, así como un protocolo para interpretarlo. “Los alumnos se suelen quedar asombrados; les ayuda muchísimo a conocerse”, afirma Dolores López, profesora de Filosofía y Letras. Una vez realizado el cuestionario y según los resultados, anónimos tanto como la identidad del alumno y de las otras tres personas, el estudiante decide en qué habilidades trabajar y qué acciones emprender.

Es común que los alumnos descubran habilidades o capacidades que no conocían. Al verse a uno mismo desde los ojos del otro las percepciones, a veces, son distintas. Y son esas diferencias las que permiten tener margen de mejora, con la seguridad de que “una persona que se conoce más es más flexible antes las situaciones y puede llevar a cabo planes de mejora en el ámbito laboral o familiar”, según expresa Elkin Oswaldo Luis García, profesor de la Facultad de Educación y Psicología.

 

En la imagen

El programa describe doce competencias clave para el desarrollo del estudiante

“El programa recoge uno de los principios fundamentales de esta Universidad: la libertad. Y esa libertad pasa por la verdad: uno puede ser más libre si se conoce mejor a sí mismo”

“El programa recoge uno de los principios fundamentales de esta Universidad: la libertad”, afirma Xavier Bringué, mentor de la Facultad de Comunicación. Esa libertad pasa por la verdad: “Uno puede ser más libre si se conoce mejor a sí mismo”, añade. No se trata de realizar acciones puntuales, sino de desarrollar hábitos que forjan la personalidad y el carácter de cada estudiante, haciéndoles crecer como personas y como profesionales. Contando con estos recursos, el mentor no precisa tener conocimientos de coaching y de mentoring, tan solo buena intención y ganas de ayudar a los alumnos. Además, los mentores cuentan con un libro que recoge todo el programa: “Tu&Co.Mentoring universitario”, el cual facilita la labor del mentor y la mejora: “Se nos ofrece un plan de acción que el alumno puede acometer, y es él el que decide, el mentor es solo un apoyo, no un director”, afirma Itziar Velaz, profesora de Ciencias.

El programa de desarrollo personal también sugiere al mentor temas de conversación y “ayuda a hacer mejores preguntas, a no caer en las “simples recetas”, expresa Xabier Bringué. Una guía que permite ayudar de manera profesional a los estudiantes, según su necesidad concreta, su grado de madurez y las características del grado. Todo para así poder ayudar al alumno en su vida personal, académica y proyectarle para la profesional. “Ese “me importas” tiene que tener un vehículo, un conductor, y el programa da esas herramientas”, añade. La relación entre el alumno y el mentor se dinamiza gracias al programa y se genera un espacio de confianza y alianza, el cual permite al mentor acompañar al alumno en su etapa de maduración en la universidad.

Conocerse a uno mismo es un proceso que dura toda la vida y el programa Tu&Co ofrece las claves y el acompañamiento del mentor para conseguir ser mejores personas y mejores profesionales. Sara Baztán, estudiante de 4º de Relaciones Internacionales añade: “El Tu&Co me ha permitido aprovechar al 100% la vida universitaria y me ha supuesto ese plus para terminar la carrera”.