Saltar al contenido
Universidad de Navarra


"Pensé que el baloncesto podría ofrecerles mucho:

trabajo en equipo,compañerismo, disciplina y respeto"

 

Teresa Gutiérrez Alemán es estudiante de Enfermería. Y voluntaria de Tantaka. Todos los sábados, dedica un tiempo a la Fundación Core, donde entrena a baloncesto a un grupo de niños, hijos de inmigrantes.  "Comenzamos con 5 niños y actualmente contamos orgullosos con más de 45 en cada entrenamiento", explica.

Teresa es árbitro federado, por eso en seguida se le ocurrió organizar una actividad deportiva con los chicos. "Pensé en el baloncesto como vía para la integración social de estos niños. Si les enseñábamos a jugar, adquirirían el nivel suficiente para entrar a formar parte de los equipos de sus colegios y así integrarse con sus compañeros de clase".

¿Cómo llegaste a Tantaka? ¿Cómo se te ocurrió la idea de hacer este voluntariado?

Conocí Tantaka a través de la Biblioteca de la Universidad de Navarra, que organizaba un taller de lectura para los niños de la Fundación Core, que es una fundación de interés social y sin ánimo de lucro que apoya a inmigrantes en su proceso de integración social y laboral. Un día acudí al taller, conocí el lugar, la cantidad de niños que estaban en un espacio tan reducido… Comprobé que estos niños no tenían ninguna actividad deportiva y se me ocurrió ofrecerles una.

Actualmente soy árbitro federado del Comité Navarro de Árbitros de baloncesto. Pensé que la práctica del baloncesto, por los valores que implica, podría ofrecerles mucho: trabajo en equipo para lograr una meta, preocupación por el compañero, disciplina, respeto al entrenador… Jugando a baloncesto se iban a relacionar necesariamente entre ellos y con los entrenadores voluntarios. Todo encajaba a la perfección. En resumen, pensé en el baloncesto como vía para la integración social de estos niños. Si les enseñábamos a jugar, adquirirían el nivel suficiente para entrar a formar parte de los equipos de sus colegios y así integrarse con sus compañeros de clase.

¿Qué novedades han surgido desde que iniciaste esta actividad en noviembre del curso pasado?

Han sido muchos los avances que hemos ido realizando a lo largo de todo este tiempo, entre los que destacan la colaboración de la Federación Navarra de baloncesto por la subvención del polideportivo Municipal de San Jorge, en el que los niños pueden entrenar en las condiciones adecuadas y sin pasar frío.

Además la Federación se implica también a nivel presencial a través del Comité Navarro de árbitros cuyos miembros acuden cada sábado como voluntarios y colaboran en la planificación de los entrenamientos.

También destaca la creciente colaboración e implicación de los voluntarios de la Universidad de Navarra y Colegios mayores: Mendaur y Belagua; empleados, profesores y alumnos forman parte de la lista de voluntarios que configuran este equipo. Así como el trabajo de difusión realizado por la Facultad de Enfermería.

El número de niños ha aumentado considerablemente desde el inicio, comenzamos con 5 niños y actualmente contamos orgullosos con más de 45 niños en cada entrenamiento. El número de voluntarios también ha crecido mucho: somos ya 30.

Además, Bocatas Navarra ha comenzado también este año a colaborar con nosotros en las meriendas de los niños que realizamos después del entrenamiento todos juntos. Directivos de comunicación del equipo de San Sebastián Gipuzkoa Basket Club, que se encuentra actualmente en la máxima categoría del Baloncesto Español ACB, ha aportado una muestra de sus modelos de equipación oficial. La Caixa ha realizado una donación con la que hemos comprado material para los entrenamientos. Y el club de Baloncesto de Olite ha invitado a nuestro equipo de Core a realizar un torneo con los jugadores de su club y finalizar todos con una comida en el Castillo.

¿En qué consiste exactamente la actividad?

Actualmente, y gracias a las instalaciones con las que contamos dividimos al total de los 46 niños en 4 grupos: Avanzado, Pre-avanzado, Intermedio, e Iniciación. Antes del entrenamiento de cada sábado, con una antelación de un mes, se realiza la planificación detallada de cada entrenamiento gracias a la colaboración de entrenadores miembros del Comité Navarro de árbitros. Entrenamos cada sábado y al final del entrenamiento tenemos una merienda conjunta.

¿Algún momento o anécdota que recuerdes con mucho cariño?

Es difícil destacar un momento, cuando el estar con cada uno de los niños te produce una sensación única porque te genera un sentido de responsabilidad y, a la vez, cierta adicción. Sin darte cuenta, empiezas a pensar en cómo puedes mejorar este ejercicio, cómo puedes hacer que Mamadú esté más motivado, en qué grupo estará mejor Álvaro como voluntario, cómo lograr una evolución y crecimiento más eficaz de estos chicos o cómo mostrarte para ser exigente y al mismo tiempo cariñosa.

A lo largo de este proceso he tenido la suerte de encontrarme con gente estupenda, que me hacen preguntarme: ¿Por qué ayudan tanto?; ¿por qué se vuelcan tanto?. Debe de ser que no soy la única conquistada por estos niños.

¿Quieres ser voluntario?


Si quieres colaborar con nosotros ayudando a los más necesitados, este es tu espacio.

Hazte voluntario

Aviso

La Universidad de Navarra utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y analizar de forma agregada los hábitos de navegación de los visitantes de su página web. Esta información se comparte con terceros cuya relación se incluye en la Política de cookies. Al clicar en “Aceptar”, acepta el uso de estas cookies, pudiendo revocar su decisión cuando lo desee.

Aceptar