Saltar al contenido
Yago Vaillo

Yago Vaillo

ESPACIO DE ENCUENTROS CALLE ALCALÁ-ARTURO SORIA

WIP MADRID + ARCHIVO JOAQUIN LORDA

Proyecto Fin de Carrera Máster Universitario de Arquitectura

Universidad de Navarra

Tutor: Luis Tena

>> Porfolio

Este proyecto nace del estudio y análisis previo del lugar, Las estaciones de Metro, que acompañan el recorrido de la calle de Alcalá se constituyen en hitos de todos los diferentes y sucesivos espacios públicos. En el ámbito que nos interesa, barrios de La Concepción, Quintana, Salvador y Simancas, la estación es clave para focalizar la actividad urbana. Son barrios sociológicamente muy interesantes, ya que están habitados por una población de orígenes, edades y circunstancias económicas diversas. Esta diversidad es la base para enriquecer, a través de encuentros la vida urbana plena. Por otro lado, el barrio de la Concepción, supone el punto de encuentro con la calle de Alcalá de una de las propuestas urbanísticas más progresistas de la historia, la Ciudad Lineal de Arturo Soria y Mata cuya presencia permanece presente en la trama urbana. El punto de engarce es el lugar resultante como localización de la propuesta. En la actualidad es un vacío, ocupado por una parada múltiple de autobuses y una zona pavimentada sin mucho acierto en el entorno de la Parroquia de la Concepción, con un parque infantil vallado, diversos alcorques y las salidas del Metro Ciudad Lineal poco perceptibles. Su potencial de mejora es evidente y por ello lo escogemos como localización de un Espacio para encuentros de ciudadanos de diferentes orígenes, edades y actividades.

Desde el punto de vista del cruce que se genera en ambas calles, se pretende crear dos hitos en una y otra, mediante torres y vuelos pretendiendo tener un significado visual, por un lado, en la calle Alcalá con un volumen que asoma y marca el fin de dicha calle y por otro en la calle Arturo Soria que marca el desenlace de la trama con una torre compitiendo con el centro comercial de Alcalá norte. Se pretende generar así mismo una plaza que nace del mismo edificio, es decir, un volumen que hace y configura la plaza, de tal modo que es permeable desde Arturo Soria, más cerrado hacia Alcalá, donde los vuelos engendran un espacio público cubierto, para diversos usos urbanos.

 

La configuración de la forma, se lleva a cabo a través de un “tubo” con igual sección en todo el conjunto, nos interesa el concepto de que una sola sección resuelva todo el volumen propuesto. Por lo que estructuralmente, aparentemente, es un gran tubo que se va retorciendo resolviendo los distintos temas. Permitiendo así, mediante un único gesto compositivo, resolver el programa. Un programa propuesto funcional y flexible, pudiendo servir el edificio para muchos usos bajo la misma forma. Desde el punto de vista urbano, es un volumen que cobija, donde permite proyecciones tanto arriba como abajo, un edificio-escenario, una estructura que se puede habitar de la forma que se quiera, por lo que se convierte en atemporal, dado que es un edificio que lo termina el usuario con el uso que le aporta, en este caso hemos optado por un espacio expositivo, dedicado al arte. Pero desempeñara otros usos como por ejemplo la realización de espectáculos o ferias en su interior. Por otro lado, la torre diseñada para homeless, permitirá en un futuro el albergue de menas, homeless o hasta artistas para cortas o largas estancias.

 

Por otra parte, desde un punto de vista infraestructural, el edificio pretende resolver los usos dotacionales, además del acceso al metro y el tema del transporte público como son los autobuses. Llevándose a cabo, por un lado, con el respeto de la trama de la calle de los misterios y por otro con una pieza escondida, que contiene el acceso al metro y un pequeño homenaje al profesor Joaquín Lorda donde se da cabida también a aulas de formación, talleres y archivos.

Cabe destacar que el edificio es una metamorfosis, por lo que no se presenta un proyecto totalmente acabado, si no congelado en un momento de su vida. Respecto a la construcción y estructura del mismo, se pretende dar esa imagen de edificio inacabado, donde la estructura juega un papel fundamental a modo de grúa o torre eléctrica que permite que la construcción pueda ser envuelta, tapada, cerrada, o utilizada de la forma que el usuario disponga. Es decir, una infraestructura cambiante. Teniendo incluso en su interior unos puentes grúas, donde se pueda “autoconstruir” a interior y a exterior.

La estructura vista es un tipo de celosía aligerada, donde la relación canto vuelo es de 2-1, teniendo mucho canto y no pesando gran cantidad. Siendo esta misma contrapesada y equilibrada toda ella en distintos puntos por vuelos y la torre. 

La construcción del mismo, se realiza con lo mínimo para que sea habitable el espacio, con una paleta muy escueta de materiales y poder llevarse a cabo con muy pocas herramientas y los mínimos detalles posibles. Buscando así que el edificio construido tenga unicidad en el diseño. Pretendiendo tener una imagen homogénea tanto de puertas a fuera como hacia dentro.

 

El espacio se plantea como un proyecto narrativo, más próximo a la disciplina cinematográfica que a los convencionales esquemas de centros de encuentros, cultura y albergues, WIP Madrid no es una edificación, es una reflexión acerca del entorno urbano que lo envuelve. El HUB-WIP Madrid + archivo Joaquín Lorda, no es una construcción, es un territorio mental de investigación y una metamorfosis, por lo que no se presenta un proyecto totalmente acabado, si no congelado en un momento de su vida. Con una palpable, triple, relación poética entre; tejido urbano, usuario y edificación.

Más proyectos

Una Plaza. Un Jardín. Un manantial.

Álvaro Viscarret

Siguiente

Álvaro Viscarret