Saltar al contenido
María García

María García García

OASIS

Proyecto Fin de Carrera Máster Universitario de Arquitectura

Universidad de Navarra

Tutor: José Ángel Medina

>> Porfolio

Nos adentramos en el futuro proyecto de Madrid Nuevo Norte, el cual situará a la ciudad como una de las más vanguardistas y sostenibles de Europa. El entorno está formado por el parque, el núcleo empresarial y la característica estación de Chamartín. En este proyecto, la infraestructura deja de ser algo genérico para marcar una singularidad en su sección abovedada, contrarrestado con las alargadas y rectas vías del tren.

Se pretende, por tanto, resolver la torre de viviendas con este sistema alejado de todo ritual contemporáneo en este sector. La idea viene de recuperar un sistema constructivo y estructural algo olvidado y aplicarlo en nuestro día a día. La bóveda como construcción y la bóveda como estructura.

Para la construcción de la torre se ha creado un módulo, que varía su tamaño 3 veces dependiendo del uso o disposición del espacio que alberga el módulo. 

Los elementos prefabricados de estos módulos se transportarán y unirán en el propio solar y, una vez se tenga el módulo completo, se colocarán uno a uno en obra con ayuda de grúas y uniéndose entre sí mediante arcos prefabricados y uniones machihembradas y mecánicas. Lo cual creará esta gran estructura que es la torre.

Esta forma de construcción prefabricada hace que el proceso sea más rápido. Así se crea un sistema constructivo tipo Tetris, haciendo que el alzado disponga de mucho dinamismo.

El programa de la torre se compone de dos plantas de aparcamiento subterráneas, planta baja y planta primera comercial y de acceso a las viviendas; 24 plantas de viviendas; 4 plantas técnicas intercaladas para cada bloque de 6 plantas de vivienda y planta de cubierta con zona recreativa para los usuarios del edificio, como piscinas, bar y salas multiusos.

Se recrea una fachada muy verde a base de jardineras en forma de arco invertido, que continúa con ese efecto óptico dinámico en fachada. Estas fachadas se componen por bloques de hormigón armado pigmentado. Las piezas son de distintos tamaños, dependiendo de la orientación y tipo de estancia interior. Existe un control solar de lamas de madera fijas y móviles que hacen que las jardineras tengan un tamaño más reducido. Además, muchas viviendas cuentan con terrazas en las que se inserta una gran cantidad de vegetación para dar esa frescura y abstracción.

Las distintas secciones del módulo nos dejan ver las uniones que responden a la geometría y estructura mediante machihembrados y tornillos de alta resistencia, además de los armados necesarios para el soporte de estos elementos. Todo ello como un proceso que viene de fábrica y con un montaje sorprendentemente rápido.

Por último, cabe destacar la importancia de la arquitectura experimental en cada esquina del proyecto, en el que se piensa siempre en un bienestar del usuario, físico y mental.

En definitiva, la arquitectura, no es solo arquitectura; es construcción, es estructura, es historia y es vivencia. Un proyecto en el que las reminiscencias del pasado son acontecimientos coetáneos. 

Más proyectos

Súper viviendas en Madrid Nuevo Norte

Marta Ciordia

Siguiente

Marta Ciordia