Religión y sociedad civil

Método

La teología política de Schmitt se desdobla en dos planos correlativos. Podríamos hablar de un concepto "genealógico" o, mejor dicho, "heurístico" de la teología política. Este sentido tiene una enunciación clara, y conocida ampliamente, según la cual: "Todos los conceptos de la teoría del Estado son conceptos teológicos secularizados".Según este sentido la teología política proporciona un aparato metodológico con el que rastrear el origen de los conceptos jurídicos en la teología. La teología y la ciencia jurídica guardan una similitud estructural que permite este rastreo y el último sentido de los conceptos jurídicos han de encontrarse en la teología. Así, por poner dos ejemplos clásicos, la noción de estado de excepción tiene su correlato teológico en la de milagro como la del legislador omnipotente la tiene en la idea del Dios todopoderoso.

A este sentido, podemos añadir uno, quizá más ambicioso de Schmitt. La formulación se da en la misma obra y se resume en: "La imagen metafísica que de su mundo se forja una época determinada tiene la misma estructura que la forma de la organización política que esa época tiene por evidente". Así, no se trata meramente de una metodología para la realización de una analítica genealógica de los conceptos. A todos los efectos lo que este sentido más profundo, o más global si se quiere, apunta es a la correlación entre la concepción teológica y la política. Es decir, la concepción teológica de una época determina el pensamiento y, en última instancia, la realización político-institucional de dicha comunidad.

La teología política como herramienta heurística en Schmitt tiene una especial utilidad en la segunda acepción señalada. La teología política abre la posibilidad de parangonar una concepción política con una correlativa concepción teológica. Es decir, en la base de la idea política, de la concepción o teoría política, hay un sustento teológico. Cualquier doctrina política se sustenta sobre una determinada imagen de la divinidad y de la forma en que esta se relaciona con los hombres. Incluso aquellas teorías políticas que se apoyan en sistemas filosóficos que niegan de lleno la existencia de la divinidad se constituyen en teologías de ausencia de lo divino, lo que se ha denominado ateologías. En estas ni siquiera se da una negación del absoluto, sino que se produce una sustitución del ser divino trascendente por diversas formas de absolutos inmanentes.

Investigadora principal

Montserrat Herrero López
Profesora de Filosofía política
mherrero@unav.es

Contacto general:
Instituto Cultura y Sociedad
Biblioteca de Humanidades (entrada este)
Campus Universitario s/n
31009 Pamplona
España

+34 948 42 56 00 Ext: 802908
Fax:+34 948 42 56 19
mherrero@unav.es