Investigadores de las Universidades de Navarra y Harvard identifican la “firma metabólica” de la dieta mediterránea

Se replican en España y Estados Unidos los resultados del ensayo PREDIMED, que demuestra la protección de esta dieta frente al infarto cardiaco o cerebral

Descripcion de la imagen
Frank B. Hu, director del departamento de Nutrición de Harvard (izquierda), y el catedrático Miguel Ángel Martínez-González, director del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra FOTO: Cedida
14/05/20 16:16

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, liderados por Miguel Ángel Martínez-González, y de la Universidad de Harvard (Liming Liang y Frank Hu) en colaboración con la Universidad Rovira i Virgili (Jordi Salas-Salvadó) y otros centros, han identificado la "firma o huella metabólica" de la adherencia a la dieta mediterránea.

El gran paso científico en Nutrición consiste en que hasta ahora se identificaba el seguimiento de esta dieta con cuestionarios, pero ahora se ha realizado molecularmente, con mediciones en sangre. El trabajo, publicado en la revista de la Sociedad Europea de Cardiología (European Heart Journal), la más importante actualmente en Cardiología, destaca que la firma molecular de la dieta mediterránea predecía una fuerte reducción del riesgo futuro de infarto cardiaco o cerebral.

El profesor titular de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra y uno de los autores, Miguel Ruiz-Canela, que ha sido profesor visitante en Harvard, afirma que la combinación de 67 moléculas, entre muchos cientos de ellas medidas en plasma, identificaba a quienes seguían mejor la dieta mediterránea. “Esto lo encontramos en el ensayo español PREDIMED y se replicó externamente en unos 7000 participantes independientes de los estudios de las Enfermeras y Profesionales de la Salud de EE.UU. Lo mejor era que a uno y otro lado del Atlántico la firma metabólica objetiva de la dieta mediterránea demostraba a largo plazo una poderosa protección frente a la enfermedad cardiovascular mayor", explica.

Esta protección se mantenía con independencia de otros factores de riesgo y superaba a la observada con datos nutricionales subjetivos auto-referidos por los participantes. En la investigación se utilizaron algoritmos de inteligencia artificial para identificar estas 67 moléculas, gracias al trabajo de Liming Liang y Jun Li, de la Escuela TH Chan de Salud Pública de la Universidad de Harvard. Estas pequeñas moléculas son metabolitos que representan marcadores de ingesta de alimentos típicamente mediterráneos y, a la vez, de los efectos que ejerce esta dieta mediterránea en el organismo.

Encontrar la dieta ideal para la prevención de la enfermedad cardiovascular

"Esta huella metabólica es un indicador más objetivo del cumplimiento de la dieta y despeja nuevos caminos para realizar estudios epidemiológicos avanzados en Nutrición y Salud Pública en muchos otros ámbitos, como por ejemplo en la fibrilación auricular o el cáncer de mama" afirma Estefanía Toledo, profesora titular de la Universidad de Navarra, coautora del trabajo y miembro de la dirección del CIBER de Obesidad y Nutrición.

Los hallazgos abren también grandes puertas a la hora de vislumbrar posibles vías metabólicas que expliquen los beneficios observados de la dieta mediterránea sobre la salud y la enfermedad en multitud de estudios previos que no han podido contar con un ensayo de intervención como PREDIMED ni con un análisis metabólico como el actual. Además, la huella metabólica identificada se pudo corroborar como mediador del efecto mediante estudios genéticos.

El conocimiento adquirido podrá ser útil en el futuro para individualizar mejor la dieta ideal para la prevención de la enfermedad cardiovascular. "Este estudio es uno de los más importantes hitos entre las múltiples colaboraciones sobre metabólica, enfermedad cardiovascular y diabetes que investigadores del CIBEROBN, de diferentes Universidades y Centros de Investigación españoles, estamos desarrollando ahora en colaboración con investigadores de Harvard y del MIT. Se trata de una historia colaborativa más larga, en la que me he venido implicando en los últimos 22 años", concluye Miguel A. Martínez-González.

Publicación completa

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Vídeos de la Facultad

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta: