“¡Qué importante es dedicar tiempo a la confesión sacramental y vivir cerca de cada persona!”

Hoat Bui cumplirá los treinta años el próximo mes de abril y sueña con ser sacerdote. Estudia primer curso de la Licenciatura en Teología en la Universidad de Navarra y es uno de los dos primeros seminaristas de origen vietnamita que llegó hace cinco años a Pamplona para formarse con una beca de la Fundación CARF

Descripcion de la imagen
Hoat Bui. FOTO: Chus Cantalapiedra
25/02/20 18:17 Chus Cantalapiedra

Hoat Bui cumplirá los treinta años el próximo mes de abril. Actualmente estudia la Licenciatura en Teología en la Universidad de Navarra y es uno de los dos primeros alumnos de origen vietnamita que se forman en Pamplona con la ayuda económica de los benefactores de la Fundación CARF. Algo por lo que se siente muy agradecido.

Llegó a la Universidad hace cinco años. Sueña con ser sacerdote, pero aún tiene que terminar los dos cursos de licenciatura y realizar un año de tareas pastorales antes de recibir la ordenación diaconal. Aunque está plenamente disponible para asumir la labor pastoral que su obispo le encomiende a su vuelta, cuando se ordene sacerdote le gustaría vivir en una parroquia y poder dar testimonio de Cristo. “¡Qué importante es dedicar tiempo a la confesión sacramental y vivir cerca de cada persona!”, asegura.

Es el tercero de cinco hermanos, entre los que hay otro seminarista y una hermana dominica. Un hecho poco común, si además se tiene en cuenta que el número de cristianos en Vietnam no alcanza el 10% de la población.

Recuerda que cuando era pequeño tan sólo iba a misa una vez al mes y ni siquiera era en su propia localidad. Debían desplazarse a un pueblo vecino. En la escuela compartía pupitre con amigos de otras religiones, la mayoría de ellos budistas, y con otros que no profesaban ninguna fe. Sin embargo, esto no hizo que sus creencias se viesen amedrentadas, al contrario, siempre tuvo el deseo de ser sacerdote, como ya lo eran algunos de sus tíos, hermanos de su padre.

Ellos le sirvieron de referente, así como el Cardenal vietnamita Francisco Javier Nguyen Van Thuan, que estuvo preso durante 13 años. “Mis padres le tenían mucha devoción porque con su vida mostró un testimonio de esperanza”, señala.

Concluido el colegio, Hoat ingresó en la Dong Do International University, en Hanoi, para estudiar Filología Inglesa. Durante su etapa universitaria vivió junto con otros cinco compañeros y un sacerdote en una parroquia de la provincia, mientras realizaba un tiempo de discernimiento.

Una vez hubo terminado la carrera, realizó el examen de ingreso en el Seminario. Fue entonces cuando el obispo de su diócesis le ofreció ir a estudiar a la Universidad de Navarra. Allí lleva desde entonces: “En el Seminario internacional Bidasoa, bajo la dirección espiritual de don Juan Antonio Gil Tamayo, he aprendido a llevar una vida de oración”, afirma, y allí fue donde vio por primera vez nevar, algo que le llamó mucho la atención.

Está hecho a la ciudad, a su gente, al clima, al idioma e incluso a la comida, aunque reconoce que le costó acostumbrarse “al jamón y al queso”. Asegura haberse sentido muy acogido, tanto en Bidasoa, donde reside, como en la Universidad, y que los primeros años le venían frecuentemente a la memoria los misioneros mártires españoles en Vietnam, especialmente san Valentín de Berriochoa. “Pienso mucho en la paciencia que tenían ante las dificultades y me han servido de gran ayuda”, señala.

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Vídeo

Noticias

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta: