26 de mayo de 2005

 

CONFERENCIA EN COLABORACIÓN CON LOS AMIGOS DE LA CATEDRAL DE PAMPLONA

Las Bellas Artes y la Eucaristia en Navarra. Iconografía y Música, de la Edad Media a nuestros días

D. Ricardo Fernández Gracia

 

Las Bellas Artes y la Eucaristia en Navarra. Iconografía y Música, de la Edad Media a nuestros días


El acto fue organizado por el cabildo catedralicio y la Asociación de Amigos de la Catedral de Pamplona y contó con la colaboración de la Capilla de Música y la Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro.

Tras unas palabras de presentación del tema por parte del prof. Fernández Gracia, en que se detuvo en señalar los momentos elegidos por los artistas para plasmar el misterio eucarístico, así como los momentos álgidos del culto a la Eucaristía, se pasó a la explicación y valoración de significadas piezas. En la conferencia-concierto se fueron presentando, por etapas históricas, algunas piezas artísticas relacionadas con la Eucaristía, acompañándose de música de cada uno de aquellos periodos.

Para glosar la Edad Media se presentaron y explicaron piezas tan señeras como la píxide de esmaltes de Fitero, la custodia de Sangüesa o la miniatura de los estatutos de la cofradía del Sacramento de Tudela, con el complemento de música gregoriana y del Sanctus de una misa anónima del Archivo catedralicio de Pamplona.

El Renacimiento contó con imágenes de custodias procesionales –Aibar, Pamplona-, así como con representaciones de la Santa Cena en las que el interés no se centra en la traición de Judas, sino en la misma institución del sacramento. Durante los siglos del Barroco, la fiesta del Corpus y del culto al Sacramento del Altar se convirtieron en una fiesta para los sentidos, tanto en música como en las bellas artes, como se pudo comprobar en lienzos, ostensorios, expositores de los retablos, relaciones de fiestas y composiciones de Urbán de Vargas o Miguel de Irizar. 

Con la audición de un motete eucarístico de Eslava y la estrofa del Himno eucarístico a 7 voces de Busca de Sagastizábal y la visualización de obras tan significativas como la procesión del Corpus del pintor Sanz Benito y los proyectos de sagrarios y expositores neogóticos de talleres pamploneses concluyó esta actividad en la que se quiso dar una visión complementaria y a la vez unitaria de las artes, en sus vertientes musical, escultórica, pictórica y de las artes suntuarias, siempre con un mismo fin, en este caso, la exaltación del misterio eucarístico.