8 de octubre de 2014

Ciclo de conferencias

V CENTENARIO DE SANTA TERESA: ARTE, PATRIMONIO
Y ESPIRITUALIDAD EN TORNO A SANTA TERESA

La producción literaria de Santa Teresa

D. Carlos Mata Induráin
GRISO. Universidad de Navarra

 

Como nos recuerda Juan Luis Alborg, «Teresa de Jesús es una escritora tardía. Emprende la tarea literaria en el atardecer de su vida. Termina su primer libro —la Vida— a los 50 años (1565)» . Fue además una escritora por obediencia, tal como ella señalaría en numerosas ocasiones en sus obras, que quiso escribir siempre con un «estilo de ermitaños». Y aunque no frecuentó las aulas universitarias, siempre tuvo hambre de saber: «Es gran cosa letras», diría (donde letras vale ‘saber’). 

La obra de Santa Teresa de Jesús (1515-1582) hay que ubicarla en el panorama de la prosa —y en menor medida la poesía— del siglo XVI, concretamente en el terreno de la literatura ascético-mística. En efecto, su figura se sitúa junto a la de los escritores dominicos como fray Luis de Granada, el famoso autor de Guía de pecadores (Lisboa, 1566) y Introducción del Símbolo de la fe (1583); los místicos franciscanos como fray Diego de Estella o fray Juan de los Ángeles; los escritores agustinos como fray Pedro Malón de Echaide, autor de La conversión de la Madalena, y todavía más concretamente ha de situarse en el ámbito de la mística carmelita, donde su figura se empareja con la de otro coloso, San Juan de la Cruz. 

Con una finalidad didáctica, los manuales de historia de la literatura, y los estudiosos de Santa Teresa, dividen su producción literaria en dos apartados: los libros autobiográficos (más ligados a su actividad como reformadora y a sus personales experiencias místicas), por un lado; y por otro, las obras más propiamente ascéticas y místicas, aunque las características se mezclan en unos y otros (en los libros autobiográficos apuntan momentos ascético-místicos, y viceversa, los más doctrinales no están exentos del componente biográfico). Los libros autobiográficos de Santa Teresa de Jesús son el Libro de la vida, el Libro de las Fundaciones y el Libro de las Relaciones, a los que hay que añadir el volumen que conforman sus Cartas. El segundo grupo, el de los libros doctrinales, está formado por Camino de perfección y el Castillo interior o Las Moradas. Aparte quedaría la consideración de otras obras menores y de su poesía. 
 

Los Libros de la Madre Teresa de Jesús (Salamanca, 1588) 

Dedicatoria de Los Libros de la Madre Teresa de Jesús (Salamanca, 1588) 

Obras de la Gloriosa Madre Santa Teresa de Jesús (Bruselas, 1674)
 

Las principales características del estilo literario de Santa Teresa de Jesús son la sencillez y la sinceridad. Su prosa está redactada en un castellano coloquial; retocaba poco sus escritos, que tienen siempre una apariencia de espontaneidad, de prosa escrita con gran facilidad. Es, en efecto, la suya una prosa ascética, simple, sin adornos, que presenta el descuido aparente de la prosa hablada. En definitiva, su estilo destaca por su expresividad, gracia y delicadeza, que son excepcionales.